Sahara Occidental : La otra guerra (análisis)

Mohamed Salem Zamit

Estos días el Sahara Occidental ha vuelto a la actualidad por la reanudación de la guerra entre Marruecos y el Frente Polisario 29 años después. El Ejército Saharaui lleva desde el pasado viernes una ofensiva a lo largo del muro de 2700 km que Marruecos levantó durante la década de los ochenta y que hoy divide el Sahara Occidental. En los primeros días de este conflicto Marruecos negó los hechos y trató de aparentar normalidad, enviando a varios medios nacionales a la brecha de Guerguerat (frontera del Sahara Occidental con Mauritania), que ha sido el origen de esta nueva fase en la que entra el conflicto, para proyectar una imagen civilizadora y de estabilidad.
Pero desde ayer Rabat ya reconoce enfrentamientos con «las milicias del Polisario» y dice estar dispuesto para responder si los saharauis le atacan. En estos últimos días la guerra es ya un hecho que Marruecos tratará de ir inyectando en pequeñas dosis a sus súbditos para evitar una crisis multinivel que tendría consecuencias incalculables para el país y para el Majzan o sistema que lo gestiona. Mientras esto tiene lugar el Majzan se está empleando a fondo en dos batallas: la del relato y la psicológica.
Desde la ocupación marroquí en 1975 el territorio saharaui se ha caracterizado por las restricciones que Rabat ha impuesto para el acceso de periodistas y observadores internacionales. En la actualidad esto dificulta el acceso de periodistas a la zona y facilita a Marruecos el control del relato. Una estrategia de la inteligencia marroquí se puede observar en la agencia MAP, donde dedican el apartado de «noticias falsas» a desmentir los contenidos que van apareciendo sobre el Sahara. MAP cita informaciones que han circulado sobre el conflicto y las desmiente aportando un relato alternativo de los acontecimientos. Lo que viene a decir la agencia gubernamental marroquí es «no te creas eso y créete esto».
Otra estrategia ha consistido en hacer un seguimiento de todos los contenidos que aparecen sobre el conflicto saharaui y en la parte de «comentarios» vuelcan un número importante de comentarios y aclaraciones favorables a las tesis de Rabat. De esta forma quien lee la noticia podrá confirmar lo que lee si es favorable a Marruecos o entrar en duda si la noticia es contraria a lo que este país considera «integridad territorial».
Sabiendo que los comunicadores que habitualmente cubren la información de esta región estos días se ven obligados a acudir a fuentes oficiosas y a la información de las redes sociales para después construir la noticia que acaba llegando al lector, los servicios de inteligencia se han empleado a fondo. Uno de los objetivos que el Majzen se ha marcado ha sido precisamente mermar la credibilidad de la parte saharaui. La estrategia se ha basado en el empleo de hassanohablantes para que difundieran bulos a través de las redes sociales (generalmente por WhatsApp) y que estos terminen llegando a profesionales de agencias y soportes de comunicación. Cuando el periodista indaga pocas veces puede confirmar lo que llega. Uno de los primeros casos fue filtrar que el Polisario había capturado a más de 60 prisioneros marroquíes y había matado a otros tantos. También se difundió de forma interesada que el Ejército saharaui se había hecho con un número importante de vehículos de las Fuerzas marroquíes. Esto lógicamente provocó la euforia de muchos saharauis pero cuando fueron pasando las horas y el Gobierno saharaui no confirmaba estos hechos la gente comenzó a sospechar. En el Parte de Guerra no se mencionó nada de eso quedando en evidencia que era todo un montaje.
Con ello también se persigue un efecto psicológico. Después de la euforia, cuando el ciudadano certifica que la noticia es falsa sufre una decepción. Esto repetido, cree la parte marroquí, puede tener efectos para la motivación y la implicación de los saharauis en la guerra. Como ha asegurado el Gobierno de la RASD la guerra no solo se reduce al muro, sino que abarca a todo el territorio saharaui. Para amortiguarlo Marruecos ha movilizado a sus colaboradores en las ciudades ocupadas tratando de sembrar dudas en los ciudadanos del interior sobre la guerra. También se ha movido Marruecos en el exterior tratando de neutralizar las acciones de solidaridad con el pueblo saharaui que se están organizando. El ejemplo de Valencia podría ilustrar en parte este objetivo.
Parece pues quedar demostrado que la guerra no solo se reduce a los bombardeos del Ejército saharaui. Es evidente que las armas han variado mucho con respecto al anterior conflicto. A las bombas, misiles, cazas y armas tradicionales se ha sumado el arma del relato. La credibilidad es una batalla paralela que contribuye para los avances. Afortunadamente la causa saharaui no necesita acudir a las maniobras que realiza el Majzan pero si necesita a soldados que manejen bien el arma de la credibilidad. Ahora que la parte saharaui va descubriendo por dónde va el enemigo debe tener claro que el manejo de los contenidos en redes sociales y prensa es crucial para ganar esta guerra. Todos los saharauis pueden convertirse en soldados claves en cada batalla.
Fuente : El Saharaui, 17 nov 2020
Tags : #SaharaOccidental #Polisario #Marruecos

Be the first to comment on "Sahara Occidental : La otra guerra (análisis)"

Leave a comment