Sahara Occidental: Consultas a puerta cerrada

Sahara Occidental, Marruecos, ONU, Consejo de Seguridad, MINURSO, #Sahara_Occidental, #MINURSO,


Mañana por la mañana (13 de octubre), los miembros del Consejo de Seguridad se reunirán en consultas a puerta cerrada para discutir la situación en el Sahara Occidental. Se espera que el Representante Especial y Jefe de la Misión de la ONU para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO) Alexander Ivanko y la Subsecretaria General para África del Departamento de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz (DPPA-DPO) Martha Ama Akyaa Pobee informen. Será la primera vez que informen a los miembros del Consejo sobre el Sáhara Occidental desde que asumieron sus nuevas funciones. Pobee sustituyó a Bintou Keita en mayo e Ivanko a Colin Stewart en agosto.
El Secretario General tiene el mandato de informar al Consejo sobre el Sáhara Occidental « de forma periódica y en cualquier momento que considere oportuno durante el período del mandato, incluso dentro de los seis meses siguientes a la renovación del mismo y de nuevo antes de su expiración », de acuerdo con la resolución 2548 de 30 de octubre de 2020. El informe del Secretario General sobre el Sáhara Occidental se distribuyó a los miembros del Consejo el 1 de octubre. Se publica una vez al año, normalmente cerca de la fecha de renovación del mandato de la misión. El mandato de la MINURSO expira el 31 de octubre y está previsto que el 29 de octubre se vote un proyecto de resolución para renovar el mandato de la misión.
En la reunión de mañana, es probable que los miembros del Consejo acojan con satisfacción el nombramiento de Staffan de Mistura como nuevo Enviado Personal del Secretario General para el Sáhara Occidental, tras una búsqueda de casi dos años y medio. El anterior Enviado Personal, el ex presidente alemán Horst Köhler, dimitió del cargo en mayo de 2019. De Mistura, que anteriormente fue Enviado Especial de la ONU para Siria (2014 -2018), asumirá sus nuevas funciones en noviembre. El Secretario General, António Guterres, transmitió una carta al Consejo el 1 de octubre en la que manifestaba su intención de nombrar a De Mistura. En la carta, decía que de Mistura trabajaría con « las partes y los Estados vecinos, sobre la base de la resolución 2548 (2020) del Consejo de Seguridad y de resoluciones anteriores y teniendo en cuenta los progresos realizados hasta la fecha, para lograr una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable que prevea la autodeterminación del pueblo del Sáhara Occidental ».
Muchos observadores consideraron prometedoras las conversaciones de Köhler en formato de mesa redonda, pero esta iniciativa ha estado inactiva desde que dejó su cargo. Además de Marruecos y el Frente Polisario (entidad que representa a los habitantes de la región del Sáhara Occidental, conocidos como saharauis), participaron en estas conversaciones Argelia y Mauritania. La Resolución 2548 pedía a estas partes que « cooperaran más plenamente entre sí »; sin embargo, Argelia -que apoya al Frente Polisario- ha roto recientemente sus relaciones diplomáticas con Marruecos.
Es probable que los miembros del Consejo expresen su preocupación por la reanudación de las hostilidades entre las partes y pidan que se vuelva a respetar el acuerdo de alto el fuego. El informe del Secretario General señala que « la situación en el Sáhara Occidental se ha deteriorado considerablemente » desde su último informe sobre esta cuestión en octubre de 2020. Atestigua un riesgo persistente de escalada y señala incursiones diarias en la zona de amortiguación desmilitarizada por parte de Marruecos y el Frente Polisario.
La situación en el Sáhara Occidental ha sido especialmente precaria desde noviembre de 2020, cuando los manifestantes del Polisario bloquearon el tráfico entre la parte del Sáhara Occidental controlada por Marruecos y Mauritania en la ciudad fronteriza de Guerguerat, tras lo cual Marruecos desplegó fuerzas armadas en la zona de amortiguación. Posteriormente, el Frente Polisario anunció que dejaría de respetar el acuerdo de alto el fuego alcanzado en 1991.
Varios miembros del Consejo -especialmente los Estados contribuyentes de tropas y observadores militares de la MINURSO (China, Francia, India, México y Rusia)- siguen preocupados por el tenue entorno de seguridad a ambos lados de la berma que separa las zonas bajo control de Marruecos y del Polisario. El informe del Secretario General señalaba varias restricciones de movimiento a cada lado de la berma, una cuestión que probablemente se planteará en la reunión. Como resultado de estas restricciones, la MINURSO parece incapaz de observar directamente el intercambio de disparos a través de la berma o de verificar detalles específicos de incidentes individuales.
Algunos miembros del Consejo probablemente plantearán la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental. Es posible que hagan referencia a las condiciones en los campamentos de refugiados saharauis, incluidas las dificultades para satisfacer las necesidades básicas de los habitantes, y los índices de COVID-19 en los campamentos. También se podría discutir la preocupación por la persecución de los defensores de los derechos humanos. En una declaración del 1 de julio de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH), la relatora especial de la ONU sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, Mary Lawler, declaró que « los defensores de los derechos humanos que trabajan en cuestiones relacionadas con los derechos humanos en Marruecos y el Sáhara Occidental no sólo siguen siendo criminalizados injustamente por sus actividades legítimas, sino que reciben penas de prisión desproporcionadamente largas y, mientras están encarcelados, son sometidos a tratos crueles, inhumanos y degradantes y a tortura ». La declaración de la OACDH instó a Marruecos a dejar de atacar a los defensores de los derechos humanos y a los periodistas y a crear un entorno en el que puedan trabajar sin temor a represalias.
En los últimos días, el Representante Especial Ivanko parece haber podido restablecer el contacto con Marruecos y el Frente Polisario. Es probable que los miembros del Consejo acojan con satisfacción este hecho, ya que el reciente informe del Secretario General había señalado un compromiso limitado de ambas partes con los dirigentes de la MINURSO. En este sentido, los miembros pueden estar interesados en saber más de los informadores sobre la cooperación de Marruecos y el Frente Polisario con las entidades de la ONU sobre el terreno.
Los miembros del Consejo difieren en su enfoque de la situación en el Sáhara Occidental. La decisión del ex presidente estadounidense Donald Trump de reconocer formalmente la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental el 10 de diciembre de 2020 hizo que varios miembros del Consejo manifestaran públicamente su posición. Por ejemplo, el 12 de diciembre de 2020, Rusia declaró que la decisión de la administración Trump « socavaría el marco jurídico internacional generalmente reconocido del Plan de Arreglo para el Sáhara Occidental, que prevé la determinación del estatuto definitivo de este territorio mediante un referéndum », subrayando que « una solución duradera y justa sólo es posible sobre la base de resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU en el marco de los procedimientos compatibles con los principios y propósitos de la Carta de la ONU ». Varios otros miembros también subrayaron la importancia de adherirse a las resoluciones del Consejo de Seguridad para lograr una solución política a la situación del Sáhara Occidental, tras el anuncio de la administración Trump. La actual administración estadounidense aún no se ha pronunciado claramente sobre la decisión de la administración Trump; en una rueda de prensa del 7 de octubre, el portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ned Price, expresó el firme apoyo de EE.UU. al « liderazgo de de Mistura en la reanudación del proceso político liderado por la ONU para avanzar en una solución duradera y digna al conflicto del Sáhara Occidental », añadiendo que « estamos consultando con las partes sobre la mejor manera de lograr esa solución duradera ».
Kenia, México y Vietnam mantienen relaciones diplomáticas con la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). India ha retirado, y San Vicente y las Granadinas ha congelado, su reconocimiento de la RASD.
Francia ha apoyado tradicionalmente el plan de autonomía marroquí para la región. El plan fue presentado por Marruecos a la ONU en 2007 y prevé la integración del territorio con Marruecos, con el pueblo saharaui gestionando sus asuntos internos mientras es representado externamente por Marruecos.
Security Council Report, 12/10/2021

Be the first to comment on "Sahara Occidental: Consultas a puerta cerrada"

Leave a comment