Marruecos-Argelia: Guerra verbal sobre el Sáhara Occidental

Sophia Akram

Las tensiones entre los vecinos del norte de África, Argelia y Marruecos, han aumentado a medida que la cuestión de la autodeterminación de sus poblaciones vuelve a los foros internacionales. A pesar de la retórica de la guerra, es probable que el conflicto esté fuera de las cartas para los dos estados magrebíes, pero la región en disputa del Sahara Occidental y sus alrededores todavía podría sufrir.
El domingo 18 de julio, el Ministerio de Asuntos Exteriores argelino retiró a su embajador en Marruecos, reavivando las tensiones existentes entre ambos países desde su independencia.
La medida se produjo tras los comentarios de Omar Hilale, enviado de la ONU para la región argelina de Kabylie, sobre cómo Argelia no debería negar la autodeterminación de la minoría de habla tamazight situada en el extremo norte del país, al tiempo que apoya la autodeterminación del Sáhara Occidental, un tema diplomáticamente tenso.
Marruecos lleva mucho tiempo reclamando la soberanía de la disputada región del Sáhara Occidental desde la firma de los Acuerdos de Madrid en 1975, renunciando a ella como colonia española. Su reivindicación no es reconocida por la comunidad internacional en general ni por la ONU, pero al reforzar los lazos con Rabat, algunos Estados han reconocido al Sáhara Occidental como parte del Reino de Marruecos, entre ellos Estados Unidos bajo el mandato del ex presidente Donald Trump -el actual titular, Joe Biden, aún no ha confirmado una nueva postura política- e Israel. En ambos casos, la declaración fue una contrapartida para que Marruecos normalizara sus relaciones con Israel.
Argelia, sin embargo, ha apoyado al Frente Polisario del pueblo indígena saharaui de la región -autodenominado República Árabe Saharaui Democrática- en su deseo de independencia.
Según los analistas, es poco probable que los comentarios de Halile se hicieran únicamente por preocupación por la población de la región de Kabylie, también considerada por algunos como un territorio ocupado, perdido en una guerra por la independencia en 1963. En cambio, es probable que se hayan dicho para enemistarse con Argelia.
« Marruecos nunca ha apoyado la idea de una Cabilia independiente y la demanda de autodeterminación sólo la articula una organización política muy minoritaria en esta región », dijo Riccardo Fabiani, director de África del Norte en International Crisis Group, en declaraciones a Fanack.
« El objetivo de Rabat era responder al apoyo de Argel al Frente Polisario y a su lucha por la autodeterminación… y señalar a Argelia que el reino está dispuesto a adoptar una postura más agresiva que en el pasado en este expediente.
« Ya hemos visto en los últimos meses a Marruecos enzarzado en crisis diplomáticas con España y Alemania, por lo que este tipo de comportamiento duro no es realmente sorprendente y es, sobre todo, el resultado del reconocimiento por parte de Trump, en diciembre de 2020, de la soberanía de Rabat sobre el Sáhara Occidental, que ha envalentonado al reino y le ha hecho estar menos dispuesto a aceptar cualquier compromiso », dijo.
Madrid molestó a Marruecos cuando permitió al líder del Polisario, Brahim Ghali, entrar en España para recibir tratamiento hospitalario después de que sufriera graves síntomas de COVID-19 en mayo de 2021. Marruecos también retiró a su embajador de Alemania después de que el peso pesado europeo se negara a cambiar de postura sobre el territorio.
Varios días después de las declaraciones de Hilale en una reunión del movimiento de los no alineados, el 13 de julio de 2021, Abdelkader Bengrina, líder del partido argelino Movimiento El-Bina, dijo que las palabras de Hilale equivalían a « declarar la guerra a Argelia, al país y a su pueblo, y esperamos una posición firme de las autoridades competentes ».
Los analistas coinciden en que la probabilidad de que la actual disputa entre Argelia y Marruecos desemboque en una guerra es mínima, ya que las repercusiones económicas, sociales y políticas serían demasiado costosas.
Sin embargo, las crecientes tensiones reducen la posibilidad de una desescalada en el Sáhara Occidental, así como de una nueva negociación.
Así las cosas, el Polisario está cansado del referéndum de la ONU y por ello dio marcha atrás en su alto el fuego con Marruecos a finales de 2020, señala Emily Hawthorne, analista de Oriente Medio y Norte de África en Stratfor.
El pasado mes de noviembre de 2020, una operación para expulsar a los separatistas saharauis del paso fronterizo de Guerguerat -una zona de amortiguación custodiada por la ONU entre Marruecos y Mauritania- habría tenido éxito. Aunque algunos medios de comunicación argelinos, según el Africa Report, siguen informando de frecuentes ataques a lo largo del muro de defensa de 2.500 kilómetros
Estos ataques contra el muro de defensa son potencialmente exagerados », dijo la analista y periodista Lina Serene a Fanack, « Hay escaramuzas de vez en cuando tanto del Polisario como del ejército marroquí, pero por lo que sabemos, no hay ninguna acumulación militar allí en este momento ». Marruecos ha asegurado la carretera hacia la vecina Mauritania, pero también entiende que debe actuar con precaución ».
« Si la ONU consiguiera nombrar un nuevo enviado especial para el Sáhara Occidental, podría existir la posibilidad de una desescalada militar en este conflicto y una posible reanudación de las negociaciones, lo que contribuiría a contener la disputa actual y obligaría a estos dos países a volver a emprender una diplomacia constructiva », dijo, añadiendo que, a menos que se produzca una intervención contundente por parte de EE.UU. y del Secretario General de la ONU, ambas partes podrían seguir rechazando a todos los candidatos propuestos, habiendo rechazado ya a 13.
« La ONU tendría que empezar a tomarse en serio el tan prometido proceso de referéndum », coincide Hawthorne, después de haberlo descuidado durante casi dos décadas.
« Además, la situación podría tener que llegar al borde de un conflicto militar real y perturbador entre el Polisario y Marruecos para convencer a Argel y Rabat de la necesidad de superar el estancamiento por su mutua seguridad económica y estratégica », añadió.
Algunos lamentan que las tensiones entre Marruecos y Argelia hayan debilitado también lo que podría haber sido un formidable bloque de la Unión del Magreb Árabe de Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia.
Mientras tanto, otras repercusiones de las tensiones diplomáticas en torno al Sáhara Occidental se extienden a los proyectos de infraestructuras atascados, el apalancamiento económico y diplomático de Rabat para presionar a los Estados que no están de acuerdo con él, la obstaculización de la cooperación antiterrorista en el Sahel y el mayor abandono de las ciudades fronterizas.
« Con estas tensiones se produce una subida de los precios de los productos básicos y un aumento de la miseria social y económica, en zonas ya de por sí extremadamente pobres y con un alto nivel de desempleo », afirma Serene.
« Estos ciudadanos también se ven afectados psicológicamente, ya que temen cualquier posible escalada ».
Sin embargo, las fricciones entre Argelia y Marruecos van más allá de la cuestión del Sáhara Occidental.
Desde la independencia de ambos países, en 1956 y 1962 respectivamente, la Guerra de la Arena de 1963 y el cierre de fronteras entre los dos estados norteafricanos señalan una historia de tensiones, alimentada también por la preocupación por la seguridad y el tráfico de drogas.
En 1994, Marruecos impuso normas de visado a los visitantes argelinos tras un atentado terrorista en el albergue Atlas Asni de Marrakech. Argel tomó represalias cerrando la frontera, aunque debido a la guerra civil dentro de Argelia, la frontera permaneció cerrada. La disputa causó dificultades a los agricultores marroquíes que cultivan tierras en Argelia y a las familias separadas por la partición que se enfrentan a restricciones de viaje.
El ministro argelino de Comunicación y portavoz del gobierno, Ammar Belhimer, declaró al Arabic Post que las condiciones para la reapertura dependen de las « buenas intenciones » de Marruecos y de las medidas para acabar con el contrabando de armas y drogas.
Las recientes revelaciones sobre el posible uso por parte de Marruecos del programa de espionaje Pegasus de NSO Group sobre figuras políticas argelinas podrían exacerbar aún más las tensiones.
De cara al futuro, los avances en el expediente diplomático del Sahara Occidental ayudarían en gran medida a reducir las tensiones entre estos dos países, afirma Fabiani.
Fanack.com, 30/07/2021
Etiquetas : Sahara Occidental, Marruecos, Western Sahara, Argelia, Frente Polisario, #SaharaOccidental #Marruecos #Argelia #WesternSahara

Be the first to comment on "Marruecos-Argelia: Guerra verbal sobre el Sáhara Occidental"

Leave a comment