Los caprichos de un rey

Marruecos, Argelia, Palestina, israel, Sahara Occidental,


En dos pasos, Argelia no sólo salió del lío en el que la monarquía quería meterla, sino que también « desenmascaró » al rey al revelar su falsa mano dialogante.
Hasna YACOUB
El remake de Omar Hilale sobre el apoyo de Marruecos a la supuesta autodeterminación de la Cabilia suena como los últimos estertores de una bestia herida. Las divagaciones del embajador marroquí ante la ONU, impulsadas por su rey, no tendrán el honor de una respuesta por parte de Argel, que simplemente ha decidido cortar el mal de raíz. Al romper las relaciones diplomáticas con el régimen de Rabat, Argelia ha antepuesto a Marruecos a sus responsabilidades y ha puesto al rey en su verdadero lugar, el de aliado del Estado sionista, que ha traicionado la causa palestina. La máscara del rey cayó y puso fin a las ambigüedades y al fingimiento.
A la cabeza del grupo que dirige una ofensiva en la Unión Africana para imponer a Israel como miembro observador, Mohamed VI, presidente del Comité de El Quds, ya no se atreverá a pronunciar discursos huecos, que rozan el ridículo, a favor de un Estado palestino. Tampoco se atreverá ya a atacar a su vecino del este, al que pretendidamente creía haber atrapado al normalizar las relaciones con Israel. Con el apoyo de los israelíes en términos de inteligencia, armamento, infiltración y desestabilización, Marruecos pensó que ganaría la batalla por el liderazgo en la región y establecería definitivamente su dominio sobre el Sáhara Occidental. Todo ello sin la respuesta de la diplomacia argelina, que siempre ha ido un paso por delante del reino. En dos tiempos tres movimientos, Argelia no sólo salió de la trampa en la que la monarquía quería colocarla, sino que también « desnudó » al rey al revelar su falsa mano tendida para el diálogo.
Inesperadamente, la mordaz respuesta de Argel fue para el majzén, que siempre ha tomado por debilidad la paciencia y la contención que su vecino ha mostrado durante más de cinco décadas. Esta es la razón por la que el majzén decidió repartir los papeles entre sus súbditos pidiendo a El Othmani, el Primer Ministro, que se distanciara de las declaraciones de Hilale, una forma de jugar a dos bandas, ya que es bien sabido que la política exterior en Marruecos es dominio exclusivo del Rey y ningún político marroquí se atreverá a transgredir esta norma.
A través de su Primer Ministro, Marruecos ha intentado calmar los ánimos con la esperanza de no perder los beneficios del contrato de Medgaz que Argelia ha decidido no renovar. Un intento vano, porque Ramtane Lamamra fue muy claro en su declaración de ruptura de relaciones diplomáticas.
El ministro de Asuntos Exteriores había declarado al reino que « Argelia se niega a ser objeto de comportamientos y actos condenables que condena enérgicamente ». Argelia se niega a los hechos consumados unilaterales con consecuencias desastrosas para los pueblos del Magreb. Argelia se niega a seguir manteniendo una falsa normalidad que tiene como efecto mantener al conjunto del Magreb en una situación de grave precariedad, contraria al derecho internacional. Así pues, Argel ha puesto fin a las estériles maniobras del majzén, que hoy se encuentra en un callejón sin salida, porque en esta ruptura de relaciones tiene mucho que perder. Por otra parte, el periodista y antiguo diplomático marroquí, Ali Lemrabet, afirma que « la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Argelia y Marruecos llega en el peor momento para Rabat. Los vientos no son favorables al régimen.
El palacio real y sus servicios secretos se han visto debilitados por los múltiples frentes que han abierto en los últimos meses. En un artículo publicado recientemente en el sitio web Middle East Eye, Lemrabet explicaba que « las dos ofensivas diplomáticas contra Alemania y España han quedado en nada. El tira y afloja con Madrid, tras la hospitalización del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, en España y la avalancha de ciudadanos marroquíes en Ceuta, provocada por Rabat, también lo ganó España. Pero se centra en « la salud del rey Mohamed VI (que) es preocupante ».
El reino cherifiano, que cree tener al régimen sionista de su lado, parece olvidar que el sueño de este último es hacer estallar la estabilidad de todo el Magreb, incluido Marruecos. Al introducir el lobo en el redil, Marruecos se arriesga a ser el primero en sufrir.
L’Expression, 02/09/2021

Be the first to comment on "Los caprichos de un rey"

Leave a comment