Las « realidades del Sahara Occidental », según un cable americano

La delegación marroquí de Manhasset

Tags : Sahara Occidental, Marruecos, Frente Polisario, Argelia, plan de autonomía,

Fuente : Las realidades del Sahara Occidental

El Gobierno de Marruecos (GOM) ha invertido tremendos recursos en el territorio, y algunos observadores estiman que gasta USD 2,7 mil millones por año en el territorio y su 385.000 habitantes. El nivel de desarrollo y de los servicios sociales supera claramente el nivel de Marruecos propiamente dicho.

La participación significativa de votantes – a pesar de un llamado de boicot del Polisario – en las elecciones locales del 12 de junio puede ser una señal de que el apoyo a la independencia está disminuyendo, aunque el apoyo al autogobierno es real. Se han transferido graves abusadores de derechos humanos y se ha mejorado mucho el respeto a los derechos humanos en el territorio, llegando al mismo nivel que en Marruecos. Sin embargo, abogar por la independencia sigue siendo una línea roja, y el GOM se niega a reconocer las ONG pro-Polisario.

Dar más autonomía al territorio, mejorar las relaciones argelino-marroquíes, potenciar la integración regional, construir una confianza real y dirigirse a todas las partes, la propaganda parece esencial para resolver el conflicto. Resumen final.

Desde que el rey Hassan II lanzó la Marcha Verde en 1975, la cuestión del Sáhara Occidental ha estado íntimamente ligada a la estabilidad del trono y del propio Marruecos. Hassan, dos veces víctima de intentos de golpe de estado y durante años en guerra con la izquierda, usó el Sáhara Occidental para reforzar el nacionalismo y estacionar su ejército lejos en el desierto. Más recientemente, sin embargo, ese vínculo se ha desdibujado. El rey Mohammed VI está más seguro, se mantiene en el poder más por amor que por miedo y no enfrenta ninguna amenaza interna aparente. Sin embargo, recientemente se ha distanciado un poco del tema y no ha visitado el territorio en tres años, un marcado contraste con su corte de cinta itinerante en todo el Reino.

El GOM continúa subsidiando el territorio y otorgando exenciones de impuestos y derechos que forman la base de gran parte de las fortunas privadas allí (principalmente clanes clave leales al trono y algunos militares de alto rango). A pesar de algunos desvíos, la inversión ha producido niveles más altos de desarrollo urbano que en ciudades de tamaño similar en Marruecos propiamente dicho y ha convertido a la capital, El Aaiún, en la primera ciudad sin barrios marginales. Los indicadores sociales, como el acceso y el nivel de educación y la disponibilidad de atención médica y servicios sociales, superan las normas marroquíes y superan con creces los de ciudades marroquíes de tamaño similar. El crecimiento en Marruecos ha hecho que estos gastos sean mucho más soportables para el erario público de Rabat de lo que eran antes.

En abril de 2009, una revista de noticias semanal local, TelQuel, publicó un artículo que exponía y probablemente incluso exageraba lo que el Sáhara le estaba costando a Marruecos. TelQuel afirmó que el GOM ha gastado 1,2 billones de dirhams en el territorio desde 1975 y está gastando el 3 por ciento del PIB o USD 2,7 mil millones por año, incluidos los fondos para mantener dos tercios de las Fuerzas Armadas Reales en el Sáhara Occidental. (Nota: TelQuel no enfrentó consecuencias por el artículo. Incluso con la relativa expansión de la libertad de prensa en Marruecos para cubrir temas que antes eran tabú, esto fue sorprendente. Nota final).

En las elecciones locales del 12 de junio, el Partido de la Autenticidad y la Modernidad (PAM) de &First Friend8 Fouad Ali el Himma desafió al líder local de El Aaiún y al jefe del Consejo Consultivo Real para los Asuntos del Sahara (CORCAS), Kalihenna Ould er Rachid. El PAM perdió, a pesar de tener instalado un protegido de el Himma. La familia y el clan Ould er Rachid controlan la maquinaria del partido Istiqlal, similar a Tammany Hall, que ha dirigido el territorio durante muchos años y desempeñó un papel importante en la obtención de la silla del Primer Ministro para el líder del partido, Abbas El Fassi. La participación de los votantes en el Sáhara, avivada por las rivalidades entre clanes, estuvo muy por encima de la norma, a pesar del boicot declarado por el Polisario. Según los informes, algunos saharauis a favor de la independencia votaron por Ould Errachid porque solo ellos se consideraban lo suficientemente fuertes como para hacer frente al gobierno de Rabat. Esta competencia política real, aunque tal vez no sea democracia, parece mucho más abierta que el sistema Polisario al estilo de Cuba. Destaca el hecho de que hay una parte importante de la población del territorio saharaui, además de la mayoría de los inmigrantes, que apoya la soberanía marroquí.

Después de tomar el control del Sáhara Occidental, Marruecos intentó influir en cualquier voto promoviendo la inmigración de sus nacionales, que ahora son más de la mitad de los 385.000 residentes del territorio. Sin embargo, quizás la mitad de los inmigrantes eran saharauis, de áreas justo al norte de la línea divisoria que también albergaban a algunos de los saharauis más nacionalistas. En un referéndum que podría incluir la independencia, el GOM no los considera votantes confiables, lo que explica en parte la reticencia del GOM a votar.

(Comentario: Curiosamente, no conocemos ningún independentista que haya reclamado nunca los territorios ‘saharauis’ de Marruecos, Argelia o Mauritania como parte de una patria nacional, aunque algunos miembros del CORCAS intentaron sin éxito incluir las partes marroquíes en la región autónoma, cuando se propuso por primera vez. La ausencia de un nacionalismo tan amplio, junto con la guerra del Polisario en 1970 contra Mauritania -el único estado saharaui del mundo- sugiere que el conflicto es menos nacionalista que geopolítico, vinculado a la mucho más antigua disputa entre Argelia y Marruecos, y apenas promueve el caso de un estado independiente. Fin del comentario.)

Dada la pequeña población en juego, la concesión de la nacionalidad española a España, con la posibilidad de emigrar a España, sus cercanas Islas Canarias o cualquier otro lugar de Europa, es significativa y, de hecho, en tiempos mejores, el reasentamiento podría ser una forma sencilla de resolver la difícil situación de los refugiados.

¿Quién cuenta?

El proceso de la ONU reconoce como partes en las negociaciones a Marruecos y al Polisario. Esta asimetría dificulta cualquier resolución, ya que no reconoce el papel determinante de Argel, que los marroquíes ven como su verdadero adversario en este diferendo. También pasa por alto las diversas opiniones entre los saharauis.

Derechos humanos: progreso pero paranoia continua

La situación de los derechos humanos en el territorio ha mejorado drásticamente desde una breve ‘intifada’ en 2005. Al igual que el propio Marruecos, el Sáhara Occidental ha recorrido un largo camino desde las desapariciones masivas de los « años de plomo » durante el reinado de Hassan II. Los saharauis a favor del Polisario pueden organizarse bajo la rúbrica de activistas de derechos humanos, que la mayoría de ellos persiguen legítimamente, como la ganadora del premio RFK del año pasado, Aminatou Haidar del Colectivo Saharaui de Defensores de los Derechos Humanos (CODESA). En poco más de un año han desaparecido las restricciones a sus viajes internacionales.

Desde mediados de 2008, las otrora palizas comunes y el encarcelamiento arbitrario también han cesado esencialmente. Una clave para la reducción de los abusos el año pasado fue la transferencia de funcionarios de seguridad de larga trayectoria con antecedentes consistentes como abusadores. Activistas y funcionarios confirmaron en julio de 2009 que recientemente se habían producido más transferencias (muchas por ascenso) y, según los informes, la mayoría de los abusadores conocidos ya se han ido. Todas las fuentes informan que el territorio está tranquilo, con residentes esperanzados por algún progreso político.

Lo que no pueden hacer los opositores a Marruecos es organizarse explícitamente a favor de la independencia o de un referéndum al respecto, ni pueden publicar o incluso distribuir panfletos sobre el tema. Además, el gobierno les niega el derecho a operar como personas jurídicas. Establecer estos derechos no solo sería justo, sino que ayudaría a generar confianza en una solución consensuada que implicaría la reintegración. La Asociación Saharaui de Víctimas de los Derechos Humanos (ASVDH) incluso obtuvo la aprobación judicial para su registro como ONG y ganó la apelación presentada por el Ministerio del Interior (MOI), pero no ha logrado que los funcionarios locales acepten su registro. El SG de la ONU ha presionado por esto durante algún tiempo. Recientemente escuchamos que el Wali local le ha propuesto al Ministerio del Interior que acepte el registro, pero la decisión está pendiente. Deberíamos presionar al GOM sobre esto tanto aquí como en Washington.

A pesar de este progreso sustancial, que deja la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental casi equivalente a la de Marruecos, Marruecos hizo campaña durante la mayor parte del año y gastó el escaso capital diplomático en un esfuerzo exitoso para hacer retroceder las propuestas para que la ONU tenga un papel de monitoreo en este tema.

Es posible que hayan entendido los costos de oportunidad de esa estrategia y, más recientemente, parecen haber sido un poco menos explícitos sobre el tema.

Lo que la gente quiere

Amplias entrevistas y fuentes independientes en el territorio sugieren que el principal objetivo de la mayoría de los saharauis es más el autogobierno que la autodeterminación; un deseo más de protección e identidad que de independencia, ejército y embajadas. La pequeña minoría abiertamente partidaria del Polisario, incluidos muchos de los activistas de derechos humanos, anteriormente disfrutó del apoyo de la « mayoría silenciosa » de estos saharauis, especialmente durante los períodos de represión.

El desarrollo y la reducción de la opresión han reducido este apoyo. La mayoría saharaui « silenciosa » en el territorio ha estado intrigada por la perspectiva de la autonomía y, en general, ha esperado tranquilamente su desarrollo. Recientemente, un activista pro-Polisario, cuando se le preguntó, nos confió que creía que en una elección libre celebrada ahora, la mayoría de los votantes en el territorio elegiría la autonomía.

Al otro lado de la berma

Si bien no es la Misión competente para comentar sobre el Polisario o los campamentos, la Embajada de Rabat entiende que la situación de los refugiados en Tinduf es difícil, pero el apoyo al Polisario parece fuerte. Sin embargo, escuchamos de saharauis creíbles que hay un interés creciente allí en una solución negociada, desmintiendo las historias de ruido de sables poco realistas, frecuentemente atribuidas a la juventud saharaui. Los llamados del GOM a un censo y auditoría de los programas internacionales nos parecen razonables. Finalmente, si no hay perspectiva de una solución, el reasentamiento debe considerarse una opción. La decisión española en 2008 de otorgar pasaportes a los residentes de 1975 de su antigua colonia podría implementarse en Tindouf como lo ha sido en El Aaiún (pero no en el clima económico actual).

Negociaciones congeladas

(C) Mientras tanto, el enviado personal del secretario general de la ONU para el Sáhara Occidental ha luchado para que las negociaciones de la ONU vuelvan a encarrilarse. El proceso de negociación se reinició en 2007, después de que Marruecos presentara una propuesta de autonomía que había sido cuidadosamente negociada con la Administración Bush. El principal ímpetu para lograr que se produjera el plan fue la amenaza del entonces Representante Permanente de EEUU ante la ONU John Bolton (octubre de 2006) de poner fin al mandato de la MINURSO. Cuando se publicó por primera vez, el Gobierno de los Estados Unidos calificó la propuesta de autonomía de « seria y creíble ».

En el fondo, la propuesta era seria, incluía policía local y cierta independencia del poder judicial, y venía acompañada de una voluntad declarada de negociar. También fue visto como creíble por la comunidad internacional, incluida explícitamente Rusia e implícitamente China, que casi universalmente expresó su voluntad de aceptar esto como un posible resultado, si se acuerda. Sin embargo, la credibilidad fue un problema entre los saharauis en ambos lados de la berma, ya que había poca confianza, dadas las evasivas de Marruecos en el pasado, de que incluso si se acordaba, el GOM implementaría el plan. Esta brecha de credibilidad se ha reducido, pero solo levemente, debido a las mejoras en la situación de los derechos humanos. La credibilidad es, por lo tanto, clave para ganar corazones y mentes.

En abril de 2007, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas amplió el mandato de la MINURSO a 12 meses (de seis) y comenzaron las conversaciones de « Manhasset » (llamadas así por la localidad de Long Island, Nueva York, donde se celebraron). Los marroquíes, mientras negociaban con el Polisario, no les dieron crédito y enviaron a saharauis marroquíes a buscar desertores. El jefe de CORCAS, Kalihenna, cuestionó el derecho del Polisario a estar allí. El Polisario rompió el protocolo diplomático y de Oriente Medio al negarse a estrechar la mano de los saharauis en la delegación marroquí y se retiró o les dio la espalda cuando hablaban.

Ninguna de las partes ofreció compromiso alguno ni consideró los argumentos de la otra parte. Esto se endureció cuando, a fines de 2007, el Rey Mohammed VI instruyó públicamente a su delegación a no discutir ninguna solución sino es la autonomía, dejando poco espacio para la discusión. Esta postura de línea dura puede haber sido reforzada por lo que se percibió en el Palacio como un apoyo acrítico de Washington. Al final, no hubo resultado después de cuatro rondas de reafirmación rotatoria de posiciones estáticas. El ex enviado personal de la ONU, Peter Van Walsum, citó el compromiso inamovible de Marruecos de conservar la soberanía y calificó la perspectiva de independencia de poco realista. Por esta franqueza inusual, la ONU dejó ir a Van Walsum, ante la insistencia de Argelia y el Polisario.

El nuevo enviado personal, el embajador Christopher Ross, durante mucho tiempo una de las estrellas de la diplomacia estadounidense en la región, parece estar mejor posicionado que nadie para convencer al presidente Buteflika y su gobierno. En reconocimiento, se le concedió el mandato adicional de ayudar a mejorar las relaciones entre Marruecos y Argelia. El rey Mohammed VI tomó nota de esto y transmitió a través de Ross una oferta de conversaciones bilaterales incondicionales, a cualquier nivel y sobre cualquier tema. Ross logró que Argelia accediera a ir a las « informales » pero solo como observadores. No obtuvo respuesta sobre el tema bilateral, aunque todavía es temprano en el nuevo mandato de Buteflika. La reunión informal de este mes en Viena al menos ha relanzado las negociaciones.

Enlace regional: Argelia-Marruecos clave para la solución del Sáhara

Argelia y Marruecos son demográficamente similares pero con diferencias en la experiencia histórica que se remontan a cientos de años. Alrededor de un año después de la independencia ganada con tanto esfuerzo, Argelia y Marruecos se enfrentaron en « La Guerra de las Arenas » sobre su entonces disputada frontera, trazada por la Francia colonial.

En 1975, cuando los argelinos dieron cobijo al Polisario, fue al menos tanto un reflejo de su rivalidad histórica como un apoyo ideológico para un movimiento de liberación compañero. El rey Hassan II logró elaborar un acuerdo fronterizo con los argelinos que, según el GOM, ha sido ratificado y solo necesita un intercambio de instrumentos de ratificación. El posterior cierre de la frontera argelino-marroquí es ya una anomalía en una región mediterránea de vínculos crecientes. En los últimos años ha habido un crecimiento modesto de los vínculos funcionales, muchos de ellos bajo los auspicios de la Unión del Magreb Árabe y en 2008 se firmaron algunos acuerdos técnicos. Pero la comunicación directa de alto nivel sigue cortada y las propuestas públicas y silenciosas del GOM para reabrirlo han sido rechazadas. El Gobierno de Argelia (GOA) rechazó la invitación de la entonces Secretaria Rice para una reunión ministerial trilateral al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2008.

Comentario

Argelia, Marruecos y la disputa del Sáhara Occidental es una situación del huevo y la gallina. Argelia ha indicado que las relaciones no pueden mejorar hasta que haya autodeterminación en el Sáhara Occidental. Marruecos, siguiendo los estrechos vínculos entre la dirección del Polisario y sus anfitriones argelinos, sigue convencido de que no habrá acuerdo si las relaciones con Argel no mejoran. En respuesta, desde junio de 2009, los marroquíes han sostenido que su objetivo principal ahora es el acercamiento a Argelia, que podría discutirse por separado.

La comunidad internacional está lista para apoyar el acercamiento y la integración del Magreb, que solo puede ocurrir en paralelo con la solución de la disputa de larga data sobre el Sáhara Occidental y el reasentamiento de los refugiados que tanto han sufrido. El entonces presidente Putin de Rusia instó en vano a un compromiso entre Argelia y Marruecos, al igual que los franceses, los españoles y el gobierno de los Estados Unidos. No tenemos conocimiento de ningún P-5 que se oponga a una solución basada en la autonomía, ni hemos visto una urgencia o prioridad real para que la comunidad internacional resuelva una disputa sobre la que no ha habido luchas reales durante 18 años. Finalizar comentario.

#Marruecos #Sahara_Occidental #Estados_unidos #Argelia