La solución para acabar con el conflicto diplomático entre el Estado Español y Marruecos que afecta a Canarias

0

Mucho se ha hablado en estas últimas semanas sobre la pretendida ampliación de las fronteras marítimas del Reino de Marruecos, así como de la ampliación de su Zona Económica Exclusiva (ZEE).

Desde Madrid también se ha solicitado un ampliación de la ZEE de Canarias de 350 millas náuticas hacia el suroeste. El motivo de ambas pretensiones es el mismo: las fuentes submarinas de telurio, un mineral escaso de gran valor para la industria, sobre todo para la de las energías renovables.

Ahora bien, el Reino de Marruecos también tiene otro motivo: reafirmar y fortalecer su dominio sobre el Sahara Occidental.

El Sahara Occidental es uno de los 17 territorios no autónomos bajo supervisión del Comité Especial de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas​.

Un territorio no autónomo es un territorio dependiente de otro estado-nación y que, por mandato de la ONU, debe ser objeto de un proceso de descolonización.

El territorio de Sahara Occidental fue introducido en la lista de los territorios no autónomos en 1960 cuando era una provincia española.

Hacia el final de dictadura franquista, el Estado español ya tenía planes para llevar a cabo el proceso descolonizador, pero el rey de Marruecos, Hassan II, vio la oportunidad de aplacar la crisis interna de su reinado a través de la expansión de sus fronteras hacia el sur de África.

Y lo hizo a través de una invasión no militar, sino civil: La Marcha Verde. Cientos de marroquíes se desplazaron a pie hacia el territorio saharaui. Mientras las fuerzas militares españolas evacuaban a las y los colonos, se proponían rechazar la invasión marroquí para respetar el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. Aún así, la repulsa de la “ofensiva” fue imposible, pues se trataba de civiles desarmados.

En el contexto de la Guerra Fría, Estados Unidos y Francia dieron su beneplácito a la anexión marroquí del territorio, pues el Frente Polisario, brazo armado y político que defendía la independencia del Sahara Occidental (renunció a la lucha armada hace años. A día de hoy, no descartan recuperarla) eran más cercanos al socialismo que al capitalismo. España llega a un acuerdo con Marruecos y Mauritania para crear una mesa de negociación y supervisión para devolver el territorio al pueblo saharaui.

Desde entonces, el territorio está ocupado en su mayor parte por Marruecos, que lo llama sus Provincias Meridionales, aunque la soberanía marroquí no es reconocida ni por las Naciones Unidas ni por ningún país del mundo. La República Árabe Saharaui Democrática (RASD), reconocida hasta el momento por más de ochenta países administra la región al este, denomina Territorios Liberados. Por otro lado, Mauritania ocupa la ciudad sureña de La Güera y otras zonas adyacentes a esta dentro de la península de Cabo Blanco.

En el último pleno del 27 de enero, el grupo de gobierno de CC presentó una moción para instar al Gobierno de España para que eleve a las Naciones Unidas una queja sobre la decisión unilateral del Reino de Marruecos de delimitar una frontera marítima que afecta a aguas jurisdiccionales de Canarias y del Sahara Occidental.

Por supuesto, nuestro grupo respaldó la propuesta, pero queremos ir más allá, a la raíz del problema.

En el punto 7 del Manifiesto de Asamblea por La Orotava nos definimos como un movimiento canario soberanista y solidario, por lo que debemos defender el derecho a decidir por nosotros mismos, el pueblo canario, el tipo de relaciones que deseamos mantener con otros pueblos, esto es, el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Construir un modelo económico autocentrado, equilibrado, sostenible, socialmente justo y basado en el más alto grado posible de autosuficiencia y soberanía política, económica, alimentaria y energética. Es lo que deseamos para Canarias y para el resto de pueblos del mundo

Por eso queremos instar a todas las administraciones del Estado español para que insistan ante la Unión Europea y Organización de las Naciones Unidas para que el proceso descolonizador del Sahara Occidental se lleve de una vez a cabo, condenando al Reino de Marruecos por su ocupación ilegal del territorio, y si fuera necesario, cortar las relaciones económicas hasta que el pueblo saharaui por fin puede decidir su destino y el de su tierra. Una vez hecho esto, España y Canarias, negociaría con el Gobierno del Sahara Occidental el reparto jurisprudencial de las aguas cercanas al continente africano y las que nos rodean.

Asamblea por La Orotava, 29 ene 2020

Tags : Sahara Occidental, Marruecos, Canarias, delimitación marítima, fronteras,

Leave A Reply

Your email address will not be published.