En el Sahel, la solución no solo es securitaria sino que también lo es y hay que decirlo

0

Gilles Olakounlé Yabi

Con cierta vergüenza me encuentro remando, un poco, contra la corriente de lo que dicen y repiten casi todos los días los analistas y actores más expertos en la situación de seguridad extremadamente preocupante en los países del Sahel. Incluso los generales sahelianos y franceses reconocen esto tan pronto como se les presenta la ocasión: « la solución a la crisis en el Sahel no puede ser solo militar y de seguridad »; « Debe ser política y económica »; « La seguridad y el desarrollo deben combinarse ». Los funcionarios internacionales no vacilan en añadir la necesidad del « nexo de seguridad, desarrollo y humanitario ». La mera mención del « nexo », del cual las Naciones Unidas ahora está reclutando expertos, me provoca granos en la cara, pero no nos desvíemos del tema.

¿Fracaso de la respuesta de seguridad o fracaso en la implementación de la respuesta securitaria?

Sí, la respuesta militar no puede ser la única respuesta a la crisis y la inseguridad en el Sahel. Sí, ha demostrado desde 2013 y la intervención internacional en Malí sus serios límites, por no decir más: cuando miramos la cartografía dinámica de las violencias identificadas como terroristas o « comunitarias », la extensión geográfica de los espacios afectados por una inseguridad multifacética es espectacular de año en año. La explosión de violencia en Burkina Faso en tres años es la ilustración más llamativa. Entonces, sí, no hay duda sobre el fracaso de las respuestas militares internacionales, regionales y nacionales seguidas durante los últimos siete años en esta región del Sahel.

Pero cuando una respuesta no produce los resultados esperados, la única explicación posible no es que no fue la respuesta adecuada, porque se construyó sobre la base de un diagnóstico erróneo. Otra explicación igualmente plausible es que la respuesta elegida no se aplicó como debería ser para producir los resultados esperados. En pocas palabras, fracasamos porque elegimos el enfoque equivocado o porque no implementamos el enfoque elegido de manera eficaz en el terreno. Estas dos explicaciones son diferentes y no tienen las mismas implicaciones. También es posible que nos hayamos equivocado, un poco, en la elección de la respuesta, y un poco o mucho, en la elección de los métodos para la puesta en marcha de la respuesta.

Una respuesta militar, o más precisamente una respuesta securitaria, que involucra a todos los aparatos de seguridad y defensa y no solo a los militares, no solo consiste en hacer la guerra a los grupos terroristas y a todos los grupos armados irregulares responsables de la violencia. Obviamente, no se reduce a la acción de las fuerzas extranjeras europeas, americanas y onusinas, y debería ser representada ante todo por las fuerzas armadas de cada uno de los países del Sahel. Aportar una respuesta securitaria significa aún menos embarcarse en una contrainsurgencia masiva y violenta basada en el principio de que el fin justifica los medios y que tolera que las fuerzas armadas legítimas y sus aliados puedan infligir violencia a las poblaciones civiles que tienen la desgracia de estar en el mismo lugar que los supuestos enemigos.

Una respuesta securitaria necesaria para detener la hecatombe

La respuesta securitaria que es necesaria es la que permitiría detener la hecatombe que golpea desde hace varios meses a los ejércitos de Mali, Níger y Burkina Faso, así como las matanzas de poblaciones civiles, particularmente en el último país mencionado. Estos ataques tienen como objetivo minar la moral de las fuerzas armadas de estos países poniendo en luto a cientos de familias, lo que deja de la confianza de los ciudadanos en la capacidad de sus Estados para protegerlos y resistir a la desintegración. Su objetivo es imponer en las mentes de las poblaciones más directamente expuestas a la violencia la aceptación de un reemplazo duradero de la autoridad del Estado, aunque sea mínima, por la del grupo armado que se impone como el más fuerte en un espacio geográfico dado.

Las formas precisas de violencia seguidas por los grupos armados, ya sean rebeliones armadas clásicas o grupos armados que combinan lógica insurgente y lógica terrorista, en particular la elección de objetivos y los medios utilizados, siempre aportan información sobre la credibilidad de sus agendas políticas y en su pretensión de representar a comunidades marginadas o incluso martirizadas por los Estados durante años o durante décadas.

No hay duda sobre el extraordinario caldo de cultivo favorable al establecimiento de grupos armados, yihadistas o no, que constituyen todas estas regiones sahelianas distantes y olvidadas de las capitales, donde los Estados han estado totalmente ausentes o presentes solo para reprimir , abusar, humillar a las poblaciones consideradas como diferentes y rebeldes contra cualquier autoridad estatal que provenga de un centro de un poder distante.

Pero esta constatación no significa de ninguna manera que los estrategas y líderes de los grupos armados que ejecutan a mineros en Burkina Faso, colocan dispositivos explosivos improvisados ​​en las únicas carreteras que existen en estas regiones, ejecutan aldeanos indefensos, representan o llevan las reivindicaciones legítimas de las comunidades marginadas. Su influencia local proviene sobre todo de su control o incluso de su monopolio de los medios de violencia y su disposición a castigar, mediante asesinatos selectivos y asumidos, a todos aquellos que muestran signos de desconfianza de su autoridad.

La necesidad imperiosa de seguridad requiere el enderezamiento de los Estados

Me uno sin reservas a los análisis que reproducen la complejidad de la dinámica actual en el Sahel, como los del Instituto de Estudios de Seguridad que documentan los vínculos entre el extremismo violento, el crimen y los conflictos locales en Liptako-Gourma, o International Crisis Group, que arrojó la luz sobre los factores locales causantes de la propagación de la violencia en las regiones del norte y este de Burkina Faso o en el centro de Malí. La complejidad del juego de los actores en estos espacios está fuera de toda duda y obviamente requiere pensar en respuestas multidimensionales, mucho más allá de las respuestas securitarias.

¿Pero por dónde empezar? ¿Cuáles son las posibilidades de ver cambios radicales en el modo de gobernanza a pesar de que el liderazgo político de los países en cuestión ha mostrado sus límites durante años y no cambiará milagrosamente a corto plazo? ¿Qué soluciones políticas y económicas complejas y sutiles, adaptadas a una variedad de situaciones locales, los estados de Malí o Burkina Faso son capaces de implementar hoy y en qué partes de sus territorios mientras sus gobernantes están habitados por la impotencia y sus soldados por el miedo?

Podemos seguir repitiendo en las salas de conferencias y talleres sobre el Sahel en todo el mundo que no hay desarrollo sin seguridad ni seguridad sin desarrollo. No hay que olvidar que es cuando estamos seguros y cuando comemos bien que podemos hablar sobre el « el nexo desarrollo seguridad « . En una gran parte de Malí, Burkina Faso y Níger, la necesidad imperiosa de seguridad requiere el enderezamiento de los Estados y, en primer lugar, de sus fuerzas de defensa y seguridad. En el contexto de la proliferación de armas, de combatientes, de múltiples colusiones entre actores de violencia, des los tráficos, de las viejas economías informales de la región, de la reversión del equilibrio de fuerzas, al menos en la percepción entre los estados y los grupos armados que les combaten es una necesidad.

La calidad de la respuesta securitaria condiciona la implementación de las otras respuestas

Lo que está en juego es la supervivencia de estos Estados en su forma actual. Es su capacidad de ejercer, en un futuro cercano, una autoridad mínima sobre todo su territorio. Es la capacidad de los Estados para reabrir escuelas y desplegar maestros en ellas y que se queden en ellas durante más de unas pocas semanas. Lo que está en juego es el futuro de toda África occidental, más allá de su parte saheliana y de su vecindario. A ello se añade las batallas políticas internas que debilitan y debilitarán aún más a varios países de la región en este año 2020 y 2021.

La anticipación por parte de los grupos armados de la extrema vulnerabilidad de los aparatos de defensa y seguridad nacionales es un factor importante de sus métodos de acción y la audacia de sus ataques. No se lanzan asaltos contra bases militares cuando uno no está convencido de la extrema vulnerabilidad de estas bases y la baja moral de los soldados. La respuesta securitaria que necesita el Sahel debe tener como meta cambiar la percepción del equilibrio de fuerzas.

La calidad de la respuesta securitaria apoprtada por los Estados con el apoyo de las fuerzas francesas e internacionales también depende de la gobernanza política. Esto equivale a decir que el primer campo en el que se debe ver el esfuerzo para romper con las prácticas detestables de enriquecimiento ilícito, de laxitud, de irresponsabilidad y de tolerancia a los abusos y crímenes de los soldados, por lo tanto, con una mala gobernanza , es precisamente el de la seguridad.

No hacer todos los esfuerzos hoy para reequipar moral, humana y materialmente los aparatos de defensa y seguridad de los países del Sahel, y también de los países vecinos, es aceptar que se establezca de manera duradera, incluso definitiva y la descomposición de los Estados que eso causaría, la proliferación de bandas armadas ya sean yihadistas, anti-yihadistas, deautodefensa o criminales. La respuesta securitaria no es suficiente. En absoluto. La respuesta securitaria incorrecta empeora la situación. En efecto. Pero una respuesta securitaria bien pensada e implementada vigorosamente sigue siendo hoy la primera condición para la implementación de todas las demás respuestas políticas, económicas y sociales.

Doctor en economía y ex director del proyecto de África Occidental del International Crisis Group, Gilles Yabi es el fundador del grupo del laboratorio ciudadano de ideas WATHI (www.wathi.org)

Fuente : WATHI, 7 feb 2020

Tags : Sahel, seguridad, terrorismo, Barkhane, Mali, Francia, Niger, Chad, Burkina Faso,

Leave A Reply

Your email address will not be published.