El trío de desesperados

0

Todo el mundo habla del « acuerdo del siglo » aireado por un presidente sobre el que pende la amenaza de destitución por el Senado. Desesperadamente, el presidente yanqui busca una salida para su encrucijada. Para ello, no vaciló en engendrar un plan de paz muerto desde su nacimiento.

Una de las partes de este acuerdo es Israel cuyo primer ministro corre el riesgo de pernoctar en prisión por corrupción y busca, con anhelo, algo que presentar a la opinión pública israelí para poder formar su gobierno.

Sabiendo que este acuerdo tiene pocas posibilidades de éxito, Netanyahu preparó otro remedio para su malestar reclutando al rey de Marruecos en esta innoble empresa cuyo objetivo es acabar definitivamente con los derechos legítimos del pueblo palelstino.

Al igual que Trump y Netanyahu, Mohamed VI también está en un aprieto. Acaba de descubrir que los años de cabildeo y las centenas de millones de dólares gastados en comprar conciencias no tuvieron los resultados deseados. Peor todavía, la configuración geo-política no presagia nada bueno para la monarquía alauita que hasta ahora contaba con el apoyo incondicional de Francia. Esta última enfrenta serios problemas en Africa a causa de su política neo-colonialista basada en el pillaje, la conspiración y el asesinato de líderes africanos nacionalistas.

Fiel a sus principios de Estado gamberro, Marruecos está dispuesto a traicionar a los ideales palestinos a cambio de un apoyo a sus ambiciones expansionistas en el Sáhara Occidental. Ya en 1967, hizo algo semejante sembrando micrófonos en la sala de la cumbre de la Liga Arabe para que Tel Aviv pueda seguir en directo los debates de la cumbre. De esos debates, Israel dedujo que los países árabes no están preparados para un ataque contra Israel, por lo que pasó a la ofensiva aniquilando los ejércitos árabes en 6 días.

El sanguinario rey Hasán II fue el protagonista de esta indigna proeza. Guiado por los pasos de sus padre, Mohamed VI propone estabelecer relaciones diplomáticas oficiales con Israel a cambio de que Estados Unidos apoye la anexión por Marruecos del Sáhara Occidental. En su sueño, el rey de Marruecos subestimó al aliado del pueblo saharaui, la vecina Argelia, cuya ascensión al rango de potencia ineludible en la región no permite que nadie ningunee a los saharauis.

La decepción del soberano marroquí fue tal que no vaciló en pulverizar toda regla diplomática dando el plantón al Secretario de Estado americano Mike Pompeo y obligando a éste a acortar su visita a Rabat.

Tags : Sahara Occidental, Marruecos, Israel, Donald Trump, Netanyahu, Mohammed VI, Palestina, acuerdo del siglo,

Leave A Reply

Your email address will not be published.