Dos años antes de la presunta Marcha Verde, Marruecos apoyaba la autodeterminación del Sahara (Le Monde diplomatique)

0

Carga para España, rompecabezas para la ONU – El Sahara Occidental despierta la codicia de sus vecinos

¿Será el Sáhara Occidental bajo el dominio español una « nueva Palestina » como algunos lo apresuraron a decir, o una « nueva Katanga »? En cualquier caso, el problema es complejo; corre el riesgo de causar una grave crisis en la región y la forma en que se resuelva cambiará la faz del Magreb.

Estos « pocos acres de arena », codiciados por Marruecos y Mauritania, mientras que Argelia, que no reclama nada, apoya a F. POLISARIO (Frente Popular para la Liberación de Seguiet-El-Hamra y Rio-Dede Oro), un partidario de la independencia absoluta, se ha convertido en una carga para España, un dolor de cabeza para la ONU, un tema espinoso para la OUA y la Liga Árabe, y un objeto de preocupación para los intereses occidentales que han realizado inversiones allí. Los movimientos de liberación afirman que el destino del Sáhara Occidental no deja indiferente a Estados Unidos y la OTAN porque está vinculado al futuro de las Islas Canarias. Los africanos, por su parte, se sienten amenazados de que el archipiélago está cada vez más en riesgo de convertirse en una poderosa base estadounidense.

Basta mirar el mapa para ver que las fronteras establecidas por las potencias coloniales son de una perfección geométrica perfectamente teórica para los nómadas que, desde tiempos inmemoriales, siguieron zonas, por supuesto, en busca de pastos, sin preocuparse por estos « Líneas convencionales » dibujadas artificialmente. El territorio, 284,000 kilómetros cuadrados, se divide en dos grandes áreas: Seguiet-El-Hamra al norte, con El Aïoun como capital, y el Río de Oro (Ouadi-El-Dhahab en árabe) al sur, incluyendo el La principal aglomeración es Villa-Cisneros.

La población está compuesta por unas veinte tribus que se unen a cuatro grupos principales: los Reguibat, los Tekna, los Maquils y los Ouled Delim. Cuantos son Los españoles, que realizaron un censo el año pasado, adelantaron la cifra de setenta mil a ochenta mil, pero admiten que, obviamente, no pudieron contar a los saharauis que se refugiaron en el países vecinos y los que viajan allí. En cuanto a los líderes de F. POLISARIO, estiman que la cifra fluctúa entre doscientos cincuenta mil y trescientos mil (1).

¿Habríamos sido conscientes de la importancia de este desierto, aparte de una posición estratégica, si España no hubiera comenzado a explotar los fabulosos depósitos de fosfato (descubiertos en 1947) de Seguiet-El-Hamra en 1963? Con 75 kilómetros de largo por 1 a 15 kilómetros de ancho, se extienden sobre 250 kilómetros cuadrados. Las reservas, divididas en cinco zonas, se estiman en 10 mil millones de toneladas. La de Bou-Kraa, donde la extracción se realiza a cielo abierto, contiene 1.700 millones de toneladas explotadas por ENMINSA (Empressa Nacional Mineras del Sahara). Fundada en 1962, pasó a llamarse Fosfatos de Bu-Craa en 1969, cuando su capital se elevó a 5 mil millones de pesetas y al asociar intereses occidentales, especialmente estadounidenses, alemanes y franceses, con sus negocios.

El sótano también contiene hierro, cobre, uranio y gas. La costa es uno de los reservorios de peces más ricos del mundo y la tabla de petróleo bajo el agua no sería insignificante. Las compañías petroleras son discretas sobre los resultados obtenidos o minimizan las reservas. De acuerdo con el M.P.A.I.A.C. (Movimiento por la autodeterminación e independencia de las Islas Canarias), la perforación iniciada en 1959-1960 habría sido prometedora. Sin embargo, en ese momento, se le dio prioridad al petróleo crudo libio, que era más barato de extraer, « el Sahara Atlántico se mantuvo como reserva estratégica ». De manera preocupante, fue en 1969, el año del derrocamiento del rey Idriss y la llegada al poder del coronel Gadafi, que las sociedades volvieron a sentir una inclinación por el Sahara, y Union Carbide Petroleum concluyó en julio de 1970. un contrato de dos años con Madrid, renovado desde entonces, para perforar en el mar; El permiso se otorga para una superficie de 1.600.000 hectáreas a una de sus filiales españolas que se comprometió a invertir 147 millones de pesetas. Las filiales de Standard Oil, Gulf Oil y otras « hermanas » del cartel también se han unido a las filas.

Si Marruecos, desprovisto de petróleo pero el principal exportador mundial de fosfatos, recupera el Sáhara Occidental, su poder aumentaría considerablemente. Si Mauritania, que está peor, ve que todo o parte de este territorio regresa a él, sus capacidades económicas se fortalecerían aún más. Por otro lado, un Sahara independiente, republicano y no alineado tenderá a recurrir a Argelia, a menos que los tres vecinos acuerden ayudar al joven estado a estructurarse y explotar su riqueza. El juego de España consistió en organizar una independencia que se hace en su movimiento; Al haberse desvanecido sus esperanzas, parece que se acomodaría a un régimen no alineado que, al eliminar sus bases militares, mantendría la cooperación económica y cultural con él.

« Derechos históricos » y autodeterminación

Hay mucho en juego. En cuanto a la complejidad del caso, solo puede explicarse desde su perspectiva histórica. El poder colonial en Mauritania y Argelia, Francia, había obtenido total libertad de acción en Marruecos por la convención del 8 de abril de 1904 firmada con Gran Bretaña; el 3 de octubre siguiente, concluyó una convención secreta con Madrid reconociendo las reclamaciones españolas sobre Rio-de-Oro y Seguiet-El-Hamra. Sin embargo, no fue sino hasta 1934-1935 que España, en colusión con París, que estaba preocupada por la resistencia de los bereberes del Alto Atlas, logró ocupar todo el territorio, transformado en una provincia por ley. 19 de abril de 1961.

En 1956, Si Allal El Fassi, líder del Istiqlal, que había elaborado previamente un mapa del « Gran Marruecos » que se extendía a Senegal y Níger, proclamó los derechos de su país sobre la región ocupada por España. . El 25 de febrero de 1958, el rey Mohammed V dio a este reclamo el estatus oficial al afirmar, en un discurso pronunciado a M’hamid, en el Sur, su voluntad de « continuar su acción para la restitución del Sahara en Marruecos ». Algunas fechas marcarán el litigio sahariano (2).

El 1 de abril de 1958, Madrid firmó el acuerdo de Cintra, que restauró el área de Tekna entre Cape Juby y Wadi Draa a Rabat. Pero, el 28 de noviembre del mismo año, la República Islámica de Mauritania fue proclamada dentro de la Comunidad francesa, y dos años más tarde hasta el día, obtuvo su independencia. Golpe al gobierno y los partidos políticos marroquíes que reprochan a Francia por haber creado un Estado ficticio al amputar a Marruecos de un territorio que era parte del imperio chérifien y que le dio algunos de sus monarcas más prestigiosos. . En octubre de 1963, hubo un conflicto entre Rabat y Argel sobre Tinduf, y la oposición marroquí nunca ha sido consolada desde que la soberanía argelina se extendió a esta región. Sin embargo, el rey Hassan II finalmente admite las realidades: el 15 de enero de 1969, firma con el presidente Boumediene un tratado de hermandad y buena vecindad que termina oficialmente la disputa, luego invita al presidente Ould Daddah a la « cumbre » islámica de Septiembre en Rabat, lo que equivale a reconocer a Mauritania, Argelia ha desempeñado un papel importante en la promoción de esta reconciliación.

Mientras tanto, el 6 de julio de 1963, Hassan II tuvo una entrevista con el general Franco, en el aeródromo de Barajas de Madrid, que relajó la atmósfera y permitió, después de largas y laboriosas negociaciones, la firma, el 4 de enero de 1969 , del tratado de Fez, por el cual España devolvió a Marruecos el enclave de Ifni. Al mismo tiempo, el Sáhara Occidental fue regularmente objeto de resoluciones en la ONU, en la W.U.A. y dentro del movimiento no alineado. Hassan II y el Sr. Boumediene deciden, durante una visita a Tlemcen el 27 de mayo de 1970, consultar con el Sr. Ould Daddah. Los tres jefes de estado se reúnen en Nouadhibou (14 de septiembre de 1970) y Agadir (24 de julio de 1973), mientras que sus ministros de Asuntos Exteriores se sientan en Argel (5 de enero de 1972) y Nouakchott (9 de mayo de 1973). En todos estos casos, se proclama el principio de autodeterminación; La resolución 1514, titulada Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales, adoptada por las Naciones Unidas el 14 de diciembre de 1960, sirve como referencia.

Más específicamente, en 1966, la Asamblea General de la ONU « reafirmó el derecho inalienable de los pueblos de Ifni y el Sahara español a la libre determinación de conformidad con la resolución 1514 ». El 16 de diciembre de 1969, « nuevamente invitó a la potencia administradora a detenerse lo antes posible, de acuerdo con las aspiraciones de la población indígena del llamado Sahara español, y en consulta con los gobiernos marroquí y mauritano y cualquier otra parte interesada (3). ), los procedimientos para la organización de un referéndum celebrado bajo los auspicios de las Naciones Unidas a fin de permitir a la población indígena del territorio ejercer libremente su derecho a la libre determinación … « 

Del mismo modo, el comunicado de prensa publicado en Agadir dijo: « Los tres jefes de estado han dedicado especial atención al desarrollo de la cuestión del Sahara aún bajo el dominio español. Reafirmaron su inquebrantable apego al principio de autodeterminación y su preocupación por garantizar la aplicación de este principio en un marco que garantice a los habitantes del Sahara la expresión libre y auténtica de su voluntad de acuerdo con las declaraciones de las Naciones Unidas en este campo. « 

La solidaridad magrebí puesta a prueba

Los textos son claros y la solución del caso parece relativamente simple. ¿De dónde proviene entonces la preocupación experimentada repentinamente por los marroquíes en la primavera de 1974? Partidos de oposición, principalmente Istiqlal, U.S.F.P. (Unión Socialista de Fuerzas Populares) y el P.P.S. (Partido del Progreso y Socialismo) del Sr. Ali Yatta, que ha accedido a « perder » Mauritania y la región de Tinduf, temen que el Sáhara Occidental también se les escape. De hecho, aparecen movimientos favorables a la independencia, mientras que España, que modificó sus tácticas, da la impresión de querer acelerar su partida. Antes de fin de año, tiene la intención de organizar un referéndum que, según Rabat, conduciría al establecimiento de un régimen títere manipulado por Madrid. La oposición insta al rey a actuar. La recuperación del « Sahara despojado » les permite acercarse al hacer una « unión sagrada »: el soberano envía a sus ministros y líderes del partido como emisarios de todo el mundo para presentar la tesis marroquí. Sostienen que Marruecos tiene derechos históricos sobre el territorio saharaui y que, si se consulta a la población, la alternativa propuesta debería ser: mantenerse bajo el « colonialismo » español o regresar a la patria. Misiones con resultados mixtos, las capitales visitadas no querían pelear con uno de los protagonistas al tomar un lado demasiado claro.

Mauritania, que no tiene los medios de sus dos vecinos, es discreta y busca mantener el equilibrio equitativo entre Argel y Rabat, preservando sus intereses. Sin embargo, ella termina levantando la voz para recordarle que ella también tiene derechos. Pero, más que en la tierra, enfatiza a los hombres: « No podemos, por nuestra parte, mostrar campamentos de refugiados (4), por la buena razón de que son las mismas poblaciones las que, en todo momento , he vivido en ambos lados de esta frontera artificial « , dijo el presidente Ould Daddah. Argelia, por su parte, se contenta con reafirmar su hostilidad hacia el « colonialismo español y su » apego al principio de autodeterminación « .

Durante el verano, la prensa marroquí ataca fuertemente a Argelia; ella lo acusa de fallar a la solidaridad del Magreb y de jugar un doble juego que lo convierte en el aliado objetivo de España. Argel evita alimentar la controversia y se contenta con recordar sus posiciones de principio a través de un artículo publicado en la República de Orán. En privado, altos funcionarios señalan que fue Marruecos quien cambió su actitud al renunciar a la concertación tripartita y dar una interpretación unilateral del principio y las modalidades de autodeterminación. Además, se dice que el proceso de descolonización se ha acelerado tras la participación de Argelia en la concertación tripartita de Nouadhibou.

¿Marruecos invadirá el Sahara, donde España ha enviado refuerzos y mantiene cincuenta y seis mil hombres? La pregunta surge cuando Hassan II revela, durante una conferencia de prensa celebrada el 17 de septiembre de 1974, que va a pedirle a la Corte Internacional en La Haya que dictamine la ley. Su enfoque redujo la tensión y condujo al aplazamiento del referéndum anunciado por España a quien el rey le entregó el poste: teniendo en cuenta los precedentes de Cintra, Barajas y Fez, el soberano, que parece haber dado algunos peones. en Nouakchott, sugiere a Madrid que solucione este asunto directamente con él amigablemente. Sugiere que los arreglos son posibles para las bases militares españolas en el Sahara y para la explotación conjunta de fosfatos. Madrid hace oídos sordos.

Un demonio sale de su caja

La tensión se remonta a la primavera de 1975, en particular cuando la misión de investigación de la ONU, presidida por el Sr. Siméon Ake, representante de Costa de Marfil en la ONU, visitó España a fines de mayo y principios de junio. en el Sahara, Marruecos, Argelia y Mauritania. Hay un golpe dramático que hace que Marruecos tenga miedo de que le corten el pelo a pesar de los puntos anotados en los últimos meses: F. POLISARIO, cuya existencia era vagamente conocida pero de la que apenas se habló. , sale de su caja como un demonio. La misión de investigación se encuentra en El-Aïoun; el P.U.N.S. (Partido de la Unidad Nacional Saharaui), el único movimiento legalmente reconocido y que cuenta con la bendición de Madrid, decide manifestarse. Sin embargo, para gran sorpresa de las autoridades locales, los militantes despliegan banderas de F. POLISARIO y resultan ser sus partidarios. Pocos días después, cuando la misión fue a Tinduf, el Frente le presentó con quince soldados españoles hechos prisioneros y algunos de los equipos capturados. Finalmente, en Mauritania, se produce una nueva manifestación a favor del Frente.

« Somos la rama auténtica del pueblo saharaui, nos dijo uno de sus líderes. Si hemos sido ignorados hasta ahora, es porque, tanto españoles como marroquíes, hay silencio a nuestro alrededor. Además, estábamos más preocupados por organizar la pelea que por realizar una campaña publicitaria. Sin embargo, debe saberse que nuestro movimiento no comenzó hoy. « 

En 1968, explica, el Frente de Liberación del Sahara (F.L.S.) (5) comenzó su acción que condujo, el 17 de junio de 1970, a una gran manifestación en El-Aïoun. En ese momento, el movimiento se contentó con exigir autonomía interna, desafiando la autoridad de los jeques « bajo las órdenes de España » y la intervención extranjera, de donde sea que viniera. Las autoridades reaccionan: hay muertos y heridos; Unas 500 personas son arrestadas, incluido el líder del movimiento, el Sr. Mohamed Sid Ibrahim Bassiri. Este último, después de estudiar periodismo en El Cairo y Damasco, ganó Rabat en 1967 y fundó un periódico allí, Al Chihab (la Antorcha), antes de animar el F.L.S.

La represión del 17 de junio llevó a F.L.S. para revisar su estrategia. Se transformó en un movimiento de liberación embrionaria y, durante los años 1971-1972, recolectó armas mientras realizaba una obra de reflexión que condujo a la celebración, el 10 de mayo de 1973, del Congreso Constituyente de F. POLISARIO. Este último desarrolló una plataforma política basada en la independencia y decidió ir a la lucha armada para lograr sus objetivos. Diez días después, lanzó su primera operación contra el puesto militar de Khanga. Los maquis guardan a los soldados saharauis que sirven en el ejército español, les explican los objetivos de la « Revolución del 20 de mayo », que dio nombre al periódico Front, y los envían a testificar.

El Frente, que no tiene mucho equipo, despliega un intenso esfuerzo de movilización política y celebra su segundo congreso del 25 al 31 de agosto de 1974, en medio del desierto, en carpas vigiladas por guerrilleros. Se forma una oficina política. El personal general del movimiento, compuesto por seis miembros, está dividido en dos direcciones responsables, respectivamente, de los asuntos políticos y las operaciones militares. El secretario general, a quien conocimos en Tinduf, se llama Ouali Mustapha Siyed, dijo Lulei. Veintiocho años, nació en Mauritania, pertenece a la fracción Tahalat de la tribu Reguibat y estudió derecho en Marruecos antes de unirse a la clandestinidad. Los otros ejecutivos son reclutados de alrededor de un centenar de estudiantes de universidades españolas, incluidos diez ingenieros y médicos, militantes entrenados en la lucha libre o en otros países y desertores del ejército español.

Los lemas lanzados en El-Aïoun, luego en Tinduf, luego en Mauritania por los saharauis resumen perfectamente las tendencias del Frente: « F. POLISARIO es el único representante legítimo del pueblo saharaui », « No al paternalismo marroquí y mauritano »,  » Queremos una independencia completa « , » República Árabe Saharaui « , » Un régimen nacional republicano y no alineado. En política exterior, las consignas afirman el apoyo del Frente a las revoluciones palestina y vietnamita, exigen el levantamiento del bloqueo de Cuba y proclaman: « El Golfo Pérsico es árabe ». La bandera, tres bandas horizontales negras, blancas y verdes, un triángulo rojo cerca del asta de la bandera y una media luna roja y una estrella en la banda media, también es significativa. Los diferentes colores, la media luna y la estrella son una combinación de las banderas de los países progresistas de Oriente Medio y el Magreb, mientras que el triángulo rojo evoca el de los palestinos, especifica un funcionario.

En cuanto al Programa de Acción Nacional adoptado por el Segundo Congreso, pretende, entre otras cosas, « lograr una auténtica unidad nacional », « nacionalizar los recursos minerales », « seguir una política de industrialización », favorecer el desarrollo de la agricultura y la ganadería, « para proteger los recursos marítimos y cancelar todas las formas de explotación ». El memorándum dirigido al comité de descolonización de la ONU muestra que las tribus siempre tuvieron su propia organización, que no fueron confundidas con las poblaciones marroquíes y argelinas, que nunca hicieron lealtad a los soberano del reino cherifiano, que es absolutamente correcto (6), y que se han opuesto, desde el siglo XVI, a la resistencia vigorosa a los invasores europeos: portugueses, españoles y otros.

Uno de los líderes a quienes señalamos que los argumentos legales marroquíes parecían al menos igual de sólidos, respondió: « Los derechos históricos sobre la tierra son un derecho feudal que solo vale la pena si es ratificado por consenso popular. De lo contrario, estaríamos negando el derecho de los pueblos a evolucionar y autodeterminarse. ¿Por qué, entonces, Inglaterra no reclamaría América, los árabes al sur de España, etc. Son las personas las que dan su identidad al suelo, no lo contrario. También rechaza el argumento de que el territorio escasamente poblado no es viable. « La autodeterminación es un principio proclamado por las Naciones Unidas. No puede haber dos pesos y dos medidas; Estados menos ricos con menos habitantes, como Maldivas, han logrado la independencia. « 

Recuerda la existencia de F.L.U. (Frente de Liberación y Unidad), los líderes de F. POLISARIO afirman que se trata de una « tercera fuerza » compuesta « principalmente por soldados marroquíes separados » que hasta ahora han fallado en cualquier operación de ámbito de aplicación. El argumento es recibido con ira por los marroquíes que con razón contrarrestan que parte del ejército del sur está formado por ex refugiados saharauis. F. POLISARIO, agregan, se beneficia de la complacencia de las autoridades españolas, que los líderes del Frente niegan al recordar que sus activistas están siendo perseguidos y encarcelados; También especifican que el secretario general de la P.U.N.S. huyó a Marruecos después de tomar el efectivo de la organización. En cuanto al Morehob (Movimiento Revolucionario de los Hombres Azules), simplemente acusa a su líder de ser un « policía » cuyo nombre, Eduardo Moha, no es saharaui y no ha ganado a un gran número de seguidores. El hecho es que el comportamiento de Eduardo Moha no está claro: afirmó, a principios de 1973, en Argel, que había tenido problemas con las autoridades marroquíes porque defendía la independencia del Sahara; desapareció en el momento de la « cumbre » no alineada en septiembre, después de haber traído equipo y contratado préstamos, nunca reembolsados, de los movimientos de liberación. Lo hemos visto desde entonces en varias capitales árabes y occidentales, especialmente en Bruselas, y recientemente ha resurgido en Rabat, donde defiende la tesis marroquí, por el momento …

El hecho de que la misión de la ONU considerara al hermano POLISARIO como « parte en el debate » y que el Sr. Kurt Waldheim se reuniera con sus líderes solo aumentó la irritación de los marroquíes y alimentó su sospecha hacia « Argel lo acusan de » querer hacer la Gran Argelia en lugar del Gran Magreb « .

Saliendo de su silencio, el presidente Boumediene respondió extensamente en su discurso en el décimo aniversario de su ascenso al poder, el 19 de junio. Las tesis argelinas se pueden resumir de la siguiente manera: Argelia no ha cambiado su actitud y se apega a los principios que siempre la han guiado. Ella ha declarado en repetidas ocasiones que establece una distinción entre las presidencias de Ceuta y Melilla, « una parte integral del territorio marroquí », y el Sáhara Occidental sobre el que no hace ningún reclamo. Sin embargo, al tener una frontera común con él, la ONU lo considera como una « parte interesada » y se ha declarado a favor de la autodeterminación. Para los argelinos, esto significa que los saharauis tienen varias opciones posibles: solicitar su apego a Marruecos o Mauritania; aceptar el intercambio de su territorio entre los dos; optar por la independencia. Si hubieran querido sembrar discordia en la región, los argelinos no habrían hecho esfuerzos para reconciliar Rabat y Nouakchott y alentar a Mauritania a unirse al Magreb. Fiel a la lucha liderada por la F.L.N., Argelia ha ayudado a todos los movimientos de liberación auténticos: no había razón para negarse a responder a las demandas de F. POLISARIO. El argumento de que le gustaría obtener un corredor territorial no retiene el agua: propuso la explotación conjunta de los depósitos de hierro de Gara-Djebilet y se habló de la extracción del mineral por ferrocarril, al igual que la tubería que cruza Túnez drena el petróleo, la ruta más corta hacia el Atlántico pasando por Marruecos y no por el Sáhara Occidental. Los marroquíes no siguieron el proyecto, el Sr. Boumediene quería poner fin a las especulaciones al decidir que una línea de ferrocarril conectará Gara-Djebilet con el Mediterráneo.

Mientras tanto, nos enteramos de que se llegó a un acuerdo secreto después de la « cumbre » árabe en Rabat (octubre de 1974) entre Marruecos y Mauritania, en virtud de los cuales los dos países habrían acordado compartir el Sáhara Occidental y Explotar conjuntamente los depósitos de fosfato de Seguiet-El-Hamra, un área que se colocaría bajo la soberanía de Rabat. El presidente Bourguiba revela públicamente en Túnez que personalmente aconsejó a Hassan II y Ould Daddah que se llevaran bien directamente. Especifica que no es necesario, según él, celebrar un referéndum en el Sahara, « ni crear un estado independiente que esté bajo la influencia de España o un estado del Magreb ». El presidente Senghor de Senegal hizo una declaración similar. Ambos parecen temer que un Sahara independiente contribuirá a aumentar el ya grande peso de Argelia en la región.

Al mismo tiempo, parte de la clase política mauritana está haciendo preguntas sobre el peligro de compartir el Sahara; algunos no dudan en condenar esta fórmula, y se dice que otros lo han dicho en privado a los miembros de la misión de investigación de la ONU. Señalan que Marruecos reconoció a regañadientes a su país y, como no podía hacer otra cosa, el Sáhara Occidental sirvió como zona de amortiguamiento. El día en que los dos estados tengan una frontera común, ¿Marruecos no buscará recuperar el Río de Oro, o incluso Mauritania? « Compartir, dicen, nos da una ventaja inmediata, pero corremos el riesgo de perder a mediano plazo ». « 

Los líderes argelinos, por su parte, reaccionan fuertemente al acuerdo secreto (7). Retornando el argumento de aquellos que temen el peso de Argelia, se preguntan si, detrás de escena, Estados Unidos no está manejando los hilos para debilitar el Magreb al provocar disensiones, aislar al gobierno de Boumediene y fortalecer menos los regímenes. Los radicales.

« No podemos disociar, dicen, las acciones en torno al Sahara de la posición militante adoptada por Argelia en el campo de la energía. Estamos tratando de asestar un golpe a las opciones socialistas de nuestro país y a su no alineamiento activo y real. « 

Sea como fuere, unos días después, el Sr. Bouteflika, Ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, fue enviado en una misión a Rabat para aligerar el estado de ánimo. Tuvo tanto éxito que los diplomáticos se preguntaron: ¿Argelia cambió de posición, consintió en una retirada estratégica o simplemente táctica? Algunos hechos proporcionan elementos de respuesta. El 10 de julio, dos de los soldados españoles hechos prisioneros por F. POLISARIO fueron entregados, bajo los auspicios de la Media Luna Roja Argelina, a las autoridades de Madrid y a los líderes del Frente que vinieron a Argel para la ocasión. seguir beneficiándose del apoyo de Argelia. Por otro lado, el Embajador de Argelia, Sr. Bedjaoui, desarrolló ante la Corte Internacional de La Haya los argumentos de su país en todo su rigor.

Canarias, un tema estratégico

Los españoles dicen, por su parte, que quieren concertar con los tres países. Sin éxito, sugirieron que la ONU lo organizara. Pero Madrid también cree que F. POLISARIO tiene una mayoría en dos tercios del territorio y que puede ser un interlocutor válido. « Estaríamos listos para tener conversaciones con sus líderes, siempre que se identifiquen », nos dijo un diplomático. « Mientras tanto », agregó, « haremos todo lo posible para llegar a una solución pacífica. Sin embargo, nuestros medios son limitados, si tuviéramos que recibir golpes de todas las partes, pediríamos a las Naciones Unidas que se hicieran cargo y posiblemente enviaran fuerzas de paz para garantizar el mantenimiento del orden hasta el referéndum que propugnen La Asamblea General. « 

Por el momento, ninguna de las partes interesadas tiene ninguna posibilidad de un pronóstico mínimo, ya que la cantidad de incógnitas es demasiado grande. Los círculos diplomáticos, sin embargo, no descartan la posibilidad de una confrontación. En cualquier caso, el problema de la « descolonización » de los territorios administrados por España se recuperará en la Asamblea General de la ONU en septiembre.

Madrid afirma que Ceuta y Melilla no son negociables y que las Islas Canarias no le preocupan más que Córcega en Francia. La situación bien puede cambiar. El comité de liberación de la U.A., que se reunió en Rabat del 9 al 15 de junio, decidió brindar un apoyo creciente y muy importante al M.P.A.I.A.C. Su secretario general, el Sr. Antonio Cubillo, un abogado con sede en Argel, siempre hizo hincapié en que el problema del Sáhara Occidental estaba relacionado con el de Canarias y finalmente lo convenció. La decisión de autorizar el movimiento para abrir una agencia regional en Marruecos debe presentarse a la próxima reunión del comité de liberación, ya que los jefes de estado africanos deben tomar conciencia de la importancia estratégica del archipiélago que Estados Unidos es transformando en una base militar. Desde las islas, que siempre sirvieron como punto de apoyo para la colonización española, no solo es posible neutralizar una ofensiva marroquí contra Ceuta y Melilla, sino también ejercer el control sobre todo el Magreb y el África occidental y ecuatorial, dice MPAIAC Ha sido escuchado. Además del Sáhara Occidental, la cuestión de Canarias ahora es planteada por la O.U.A. Asunto a seguir.

Paul Balta

Le Monde diplomatique, agosto 1975

Tags : Sahara Occidental, Maroc, Front Polisario, ONU, Espagne, autodétermination, Algérie,

Leave A Reply

Your email address will not be published.