Cuando la energía limpia es sucia: la guerra de la energía eólica en el Sahara Occidental ocupado

Sahara Occidental, Marruecos, energia limpia, energía eólica, SaharaOccidental, #Marruecos,

Los saharauis atacan al ejército marroquí que ocupa el país y explota sus recursos
por Umberto Mazzantini
« Por segunda vez en quince días, componentes de energía eólica podrían ser exportados ilegalmente al Sahara Occidental ocupado por la ciudad española de Bilbao ». Así lo informó Western Sahara Resource Watch (WSRW), según el cual « estos componentes están destinados a la construcción, por parte de la empresa española Siemens Gamesa, de un parque eólico en la ciudad saharaui de Boudjdour ».
El barco habría llegado ayer a la capital vasca y WSRW señala que « una vez más, el carguero Johannes regresa al puerto de Bilbao, España, muy probablemente para recoger elementos para la construcción por parte de Siemens Gamesa de un controvertido parque eólico en el Sahara Occidental ocupado ».
El Observatorio encargado de vigilar la explotación de los recursos naturales en el Sáhara Occidental ocupado recuerda haber revelado ya, el 21 de julio, el primer envío realizado por el mismo barco desde Bilbao a Laâyoune, en el Sáhara Occidental: « La bodega del barco estaba en ese momento llena de elementos esenciales para los aerogeneradores » y a continuación « El Johannes hizo escala en Tánger, donde cargó las palas, antes de continuar hacia Laâyoune, donde llegó el 4 de agosto y regresó a Bilbao el 5 de agosto ».
En total, WSRW documentó « Al menos 7 envíos de componentes de turbinas eólicas que llegan al territorio ocupado desde finales de junio de 2021 ».
Según el observatorio internacional, estos envíos se realizan con tres buques -Johannes (IMO 9815343), Aramis, (IMO 9815529) y Breb Countess (IMO 9421166)- que « forman parte de la flota de la empresa alemana Briese Schiffahrt ». La ONG también ha identificado en las últimas semanas « otros dos buques que también podrían estar interesados en abastecer el controvertido parque eólico de Bojador ».
En este contexto, WSRW recordó que « los proyectos energéticos de Marruecos en los territorios ocupados se llevan a cabo sin el consentimiento del pueblo saharaui y violan el derecho internacional humanitario ».
En un informe anterior, WSRW señaló que « desde que Siemens entró por primera vez en el territorio ocupado, el Tribunal de Justicia de la UE ha concluido en cuatro sentencias que el Sáhara Occidental y Marruecos son territorios « separados y distintos » y que los acuerdos comerciales con Marruecos no pueden aplicarse a este territorio no autónomo ». La ONG también señala que « Enel y Siemens Gamesa fueron excluidas a principios de este año del mayor gestor de activos privados de Noruega por contribuir a la violación del derecho internacional en los territorios ocupados del Sáhara Occidental ».
El Observatorio explica que « el parque eólico de Boudjdour forma parte del proyecto eólico integrado de Marruecos, que implica la instalación de 850 MW de energía eólica en cinco parques, dos de los cuales están situados en el Sáhara Occidental ocupado ».
Marruecos necesita desesperadamente energía y también está construyendo plantas en el Sáhara Occidental, con lo que pasa a depender de los proyectos energéticos en el territorio ocupado, una excusa más para mantener su presencia militar allí. Todos los parques eólicos construidos en el territorio ocupado, excepto uno, el que abastece a una fábrica de cemento, pertenecen a Nareva, la empresa eólica del holding dirigido por la monarquía marroquí. WSRW señala que « mientras el propio rey gane dinero con los proyectos, ¿qué incentivo tiene para comprometerse sinceramente con el proceso de paz de la ONU? »
El 95% de la energía que necesita la empresa estatal marroquí de fosfatos OCP para explotar las reservas de fosfatos no renovables del Sáhara Occidental en Bou Craa se produce mediante energía eólica, energía renovable de 22 aerogeneradores de Siemens en el parque eólico de 50 MW Foum el Oued, operativo desde 2013. El parque eólico de Aftissat, operativo desde 2018, también abastecería a clientes industriales.
WSRW advierte que « Marruecos corre el riesgo de implicar a otros Estados al exportar energía del Sáhara Occidental, por ejemplo a la UE. La UE ha prometido no importar energía verde del territorio, pero es poco probable que la UE pueda diferenciar entre la energía generada en Marruecos propiamente dicho y la generada en el territorio ocupado, ya que pasará por cables bajo el Estrecho de Gibraltar. Esto es una imposibilidad técnica. La CMNUCC, el organismo climático de la ONU, acepta ciegamente los informes de Marruecos sobre sus infraestructuras energéticas en el Sáhara Occidental como parte de sus compromisos para cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Esto sugiere el reconocimiento de la ONU y los elogios internacionales a proyectos que deberían ser condenados y sancionados. Es el único lugar conocido en el mundo en el que, según el Acuerdo de París, se permite a un país informar sobre los objetivos climáticos de forma extraterritorial. »
Actualmente, hay tres parques eólicos operativos en el Sáhara Occidental ocupado y un cuarto está en construcción, mientras que varios están en fase de planificación. En conjunto, estos parques eólicos tendrán una capacidad de más de 1.000 MW. En 2012, Marruecos convocó una licitación para la construcción de cinco parques eólicos: tres en Marruecos y dos en las « provincias del sur », como denomina Marruecos a la gran parte del Sáhara Occidental que se ha anexionado ilegalmente. Los dos parques eólicos del Sáhara Occidental están previstos cerca de Bojador (100 MW) y en Tiskrad (300 MW), cerca de El Aaiún, que los saharauis consideran su capital. El contrato para las cinco plantas se adjudicó a un consorcio liderado por Siemens, que también incluye a Enel Green Energy y Nareva. En 2019 se firmó el contrato para la construcción del parque eólico de Bojador, cuya capacidad se ha incrementado hasta los 300 MW. Está previsto que las obras se inicien este año. En virtud del acuerdo para los cinco parques eólicos, Siemens abrió una fábrica de aerogeneradores en Tánger, que se inauguró en 2017. Su primer cliente fue Nareva, con un pedido de 56 turbinas para un parque eólico en el territorio ocupado: en Aftissat. WSRW explica que « el parque eólico de Aftissat de 200 MW está operativo desde octubre de 2018. El parque fue construido por la empresa británica Windhoist y consta de 56 turbinas Siemens-Gamesa. La energía que generan se destina a usuarios industriales, como OCP, LafargeHolcim Maroc y Ciments du Maroc. Siemens Gamesa no ha hecho ningún esfuerzo por aprender de las críticas de los inversores y de los saharauis. En 2020, ocho años después de que Siemens anunciara su primer proyecto en el Sáhara Occidental, Siemens Gamesa anunció una gigantesca entrega al Parque de Bojador, refiriéndose al Sáhara Occidental como parte de Marruecos. »
En su Informe Trimestral de Compromiso del primer trimestre de 2018, Erste Asset Management, escribió sobre las actividades de Siemens AG en los territorios ocupados: « Siemens debe demostrar cómo sus actividades en el Sáhara Occidental están en línea con los intereses y deseos de los saharauis, de acuerdo con el derecho a la autodeterminación consagrado en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales… ». Si esto no es posible, la sociedad debería retirarse del Sáhara Occidental ».
En 2020, los medios de comunicación marroquíes informaron de que la empresa francesa Voltalia construirá un parque eólico de 75 MW en la provincia de El Aaiún.
En 2020, los planes energéticos de Marruecos avanzaron en la construcción de un gigantesco parque eólico de 900 MW en Dajla, con el objetivo de extraer bitcoin en línea. Finalmente, la empresa noruega DNV GL se retiró del polémico proyecto.
Marruecos también quiere explotar el enorme potencial solar del Sáhara Occidental, que hasta ahora se limita a 2 plantas solares fotovoltaicas activas y en funcionamiento con una capacidad combinada de 100 MW: el emplazamiento de El Aaiún, de 80 MW, y el de Bojador, de 20 MW, que se desarrollaron en el marco del proyecto NOOR PV I, ejecutado por un consorcio dirigido por Acwa Power, en asociación con Shapoorji Palloni, Chint Group, Sterling & Wilson y Astroenergy. El anuncio de la oferta ganadora de Acwa Power se hizo en la 22ª Conferencia de las Partes de la Unfccc celebrada en Marrakech en noviembre de 2016, donde la empresa también firmó el contrato con Masen, la Agencia Marroquí para la Energía Sostenible. Todo esto fue durante una conferencia de la ONU y la ONU no reconoce la ocupación marroquí del Sáhara Occidental. La certificación del programa de infraestructuras solares en los territorios ocupados fue realizada por la empresa marroquí-francesa-británica Vigeo Eiris, que emitió declaraciones de apoyo a la posición de Marruecos sobre la ocupación y se negó a responder a las preguntas de WSRW. Además, se han publicado planes para una tercera planta solar en El Argoub, cerca de Dajla. En total, el proyecto NOOR PV II pretende construir otros 400 MW de capacidad solar en varios emplazamientos. Todavía no está claro qué cantidad se añadirá a las dos plantas en el territorio ocupado del Sahara Occidental. A principios de 2020 se lanzó una convocatoria de manifestaciones de interés.
Lo que sí se sabe es que el plan solar marroquí fijaba la capacidad prevista en el Sáhara Occidental ocupado en 600 MW para 2020, plazo que no se ha cumplido.
En enero de 2020, el Ministerio de Energía y Minas de Marruecos dio a conocer los resultados de una investigación que mostraba dos posibles zonas para la producción geotérmica: el noreste de Marruecos y las cuencas de Tarfaya-Laayoune-Dakhla en el sur de Marruecos, que en realidad se encuentran en una zona del Sáhara Occidental bajo ocupación marroquí. En abril de 2019, la empresa portuguesa Gesto Energy había recibido el encargo de « identificar y estudiar zonas con potencial geotérmico en las provincias del sur de Marruecos en un área de más de 140.000 km2, correspondiente al Sahara marroquí ». A partir de los mapas de la página web de Gesto Energy, no cabe duda de que la zona de estudio abarca prácticamente la totalidad del Sáhara Occidental, actualmente bajo control militar marroquí.
Mientras tanto, las unidades del Ejército de Liberación Popular Saharaui (SPLA) llevan días atacando al ejército marroquí a lo largo de lo que los saharauis llaman el muro de la vergüenza, la larga barrera construida por Marruecos para dividir el territorio ocupado de las zonas controladas por la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) en las fronteras con Argelia y Mauritania.
El 9 de agosto, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó como documento oficial una carta del presidente de la RASD, Brahim Ghali, sobre la catastrófica situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental ocupado, especialmente después de que Marruecos rompiera el alto el fuego.
Ghali solicitó la atención del Consejo de Seguridad « sobre la situación cada vez más alarmante que prevalece en los territorios ocupados del Sáhara Occidental debido a la guerra de terror y las represalias que Marruecos, el Estado ocupante, está llevando a cabo contra los civiles, los activistas de derechos humanos, los periodistas y los blogueros saharauis, que son sometidos diariamente a crueldades indecibles y a prácticas bárbaras e inhumanas ».
Ghali, que también es secretario general del Frente Polisario, citó el caso de la activista de derechos humanos Sultana Khaya y su familia, cuyo hogar está sitiado desde el 19 de noviembre de 2020 y que « siguen sufriendo agresiones físicas, acoso sexual y otros actos de barbarie y trato degradante a manos de agentes de seguridad marroquíes y matones respaldados por el Estado ». El presidente saharaui también señaló en su carta que « muchos activistas saharauis y defensores de los derechos humanos se han unido a la campaña « mi bandera en mi casa », que consiste en izar la bandera de la República Saharaui sobre su casa como símbolo de protesta no violenta contra la ocupación ilegal marroquí de partes de su país. Muchos de ellos han sufrido represalias por parte de las autoridades de ocupación porque defienden los derechos humanos y militan de forma no violenta en favor del derecho del pueblo saharaui a la autodeterminación y la independencia ».
Ghali expresó su preocupación por la situación de los presos políticos saharauis, entre los que se encuentra el grupo Gdeim Izik, que « sigue siendo alarmante debido a las deplorables condiciones en las que se encuentran en las cárceles marroquíes y a las prácticas degradantes a las que son sometidos por la administración penitenciaria marroquí ». En protesta por la continuidad de su detención ilegal y el trato degradante al que son sometidos, los detenidos del grupo Gdeim Izik recluidos en cárceles marroquíes han iniciado sucesivas huelgas de hambre mientras las autoridades de ocupación marroquíes siguen considerando ilegales sus huelgas de hambre y sus legítimas reivindicaciones. »
El presidente saharaui volvió a pedir al presidente del Consejo de Seguridad de la ONU que « tome medidas urgentes para poner fin al sufrimiento de todos los presos políticos saharauis y de sus familias y garantice su liberación inmediata e incondicional para que puedan regresar a su patria y reunirse con sus familiares ». Como hemos indicado claramente en comunicaciones anteriores, es la pasividad de la Secretaría de la ONU y del Consejo de Seguridad y su silencio ensordecedor ante la conducta criminal de Marruecos lo que anima al Estado ocupante a persistir en sus prácticas terroristas y bárbaras en los territorios ocupados del Sáhara Occidental. »
Ghali concluyó haciendo un llamamiento al presidente del Consejo de Seguridad de la ONU para que « cumpla con sus responsabilidades y proporcione protección a los civiles saharauis en los territorios ocupados del Sáhara Occidental, que están sometidos a un estricto asedio militar y a un bloqueo mediático ». Ningún proceso de paz será posible mientras Marruecos siga librando una guerra de terror y represalias contra los civiles saharauis y los activistas de derechos humanos con impunidad. Nos reservamos el legítimo derecho de responder con firmeza y determinación a cualquier acción que ponga en peligro la seguridad de cualquier ciudadano saharaui, esté donde esté. Marruecos es plenamente responsable de las consecuencias de sus actos criminales y de terror en los territorios ocupados del Sahara Occidental ».
Green Report, 12/08/2021

Be the first to comment on "Cuando la energía limpia es sucia: la guerra de la energía eólica en el Sahara Occidental ocupado"

Leave a comment