Contribución – La lenta erosión de la arrogancia de la monarquía marroquí

Marruecos, Sahara occidental, #marruecos, #saharaoccidental,
El Gran Marruecos sonado por Marruecos y su mentor, Francia

Contribución de Ali Akika – En el futuro, se recordará que la ruptura de las relaciones diplomáticas y el cierre del gasoducto argelino en territorio marroquí fueron las tablas de jabón sobre las que se tambaleó la monarquía. Pero para comprender el brutal despertar actual de la monarquía marroquí, debemos retroceder en el tiempo y seguir los meandros de la erosión de su arrogancia. 
Empecemos por el punto de partida de la aventura « real », la invasión del Sáhara Occidental por el rey Hassan II. Erosión que se está convirtiendo en un viaje a Canossa para su hijo Mohamed VI. A finales de 1975, España, país colonizador del Sáhara Occidental, estaba paralizada por la larga agonía del franquismo.
Hassan II aprovechó esta oportunidad de oro para invadir el Sáhara « español » el 7 de noviembre de 1975, sabiendo perfectamente que Madrid esperaba la muerte de Franco, que falleció el 20 de noviembre de ese mismo año. Marruecos se encontró así con el camino abierto siguiendo a un ejército español que estaba haciendo las maletas. 
Fue un golpe mediático exitoso en una España y una Europa preocupadas por el vacío político creado por la muerte del dictador español. 
No se prestó atención al maquiavélico Hassan II, cuyo increíble y criminal secuestro de Ben Barka en pleno París y su posterior asesinato en condiciones atroces (1965) empezaban a olvidarse.
Hassan II pensó que había triunfado, salvo que se apresuró a ignorar la existencia de un movimiento de liberación saharaui que había iniciado la lucha contra España. 
También asumió la inercia de Argelia porque no atacó Tinduf, territorio argelino, como hizo en octubre de 1963. Fue un doble error por su parte, ya que su estratagema de compartir el Sáhara con Mauritania fracasó en las arenas movedizas del desierto bajo la doble reacción del Polisario y de Argelia. 
Hassan II se dirigió entonces a la escena internacional, apoyándose en sus amistades americano-europeas. En vano, el Tribunal Internacional de Justicia de La Haya reconoció el carácter de territorio colonizado del Sáhara español y, por tanto, el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. 
Lo único que pudo hacer Hassan II fue movilizar a sus protectores en el extranjero, contratar a agencias de desinformación a las que pagó mucho dinero para que se olvidaran del Sáhara Occidental y presentar un culpable designado: Argelia. 
En sus negros designios, extendió su veneno sobre Argelia con la ayuda de su vil propaganda de un ejército de comunicadores bien equipados y bien engrasados con dólares. Estos comunicadores compensaron la incompetencia de su Ministerio de Asuntos Exteriores, cuyo cada acto se convertía en una metedura de pata -¿no es así, señor Hilale? – en la ONU.
Este despliegue mediático y estos gastos astronómicos no impidieron al Polisario ganar puntos sobre el terreno. Puso fin a la lamentable y escabrosa división de su país entre Marruecos y Mauritania. Éste volvió a su redil, dejando a Marruecos enfrentado a la guerrilla saharaui, que asestó golpes al ejército marroquí, del que miles de soldados fueron hechos prisioneros. 
A Hassan II sólo le quedaba negociar con el « terrorista » Polisario para liberar a sus soldados y comprometer a la ONU a organizar un referéndum de autodeterminación. Por desgracia, uno no se deshace de su naturaleza interior. Hassan II volvió al arte de dar largas zigzagueando y sembrando trampas y mentiras para evitar comparecer ante las urnas de la ONU. 
Una vez más, Hassan II aprovechó la oportunidad que se le ofrecía, la larga y terrible secuencia de terror integrista en la que estaba sumida Argelia. Marruecos se tomó la libertad de poner obstáculos a los representantes de la ONU encargados de organizar el referéndum en el Sáhara Occidental. 
Llegó a obstaculizar el nombramiento de los representantes de la ONU que no le gustaban, a impedir que la Minurso hiciera cumplir las decisiones de la ONU sobre el terreno, a reprimir ferozmente a la población saharaui y, finalmente, a ocupar Guergarate, una tierra de nadie que separa a los dos ejércitos enemigos.
Ya es suficiente, el Polisario reanuda la lucha armada en noviembre de 2020. Comienza entonces la agitación del majzén, preocupado por el fin de su tranquilidad de 30 años que había disfrutado desde el alto el fuego de 1991. El rey atacó a dos grandes potencias, España y Alemania, con torpeza en la forma y con arrogancia infantil en el fondo. 
El rey, un pequeño coloso con pies de barro, cometió el error de su reinado. Enfrentarse a verdaderos colosos de la escena internacional es nada menos que un error político irreparable. 
Atrapado por la garganta, aceleró la velocidad de su agitación espiando a Argelia, haciendo que su representante en la ONU se dedicara a hablar del derecho a la autodeterminación de una región de Argelia y, finalmente, haciendo que se presentara un « amigo » poco benévolo y ajeno a la región.
Este « amigo » se tomó la libertad de acusar a Argelia, junto con el « famoso » e inarticulado Ministro de Asuntos Exteriores marroquí, de tener relaciones « culpables » con Irán. No es de extrañar en un Estado que ha acostumbrado al mundo a violar el derecho internacional cuando no exige que se aprueben leyes que le permitan robar alegremente la tierra y el agua y bombardear a sus vecinos. ¡Ya es suficiente! « Nuestro » rey no había entendido la señal de Argelia, que pedía a los campesinos marroquíes que abandonaran las tierras de un oasis que cultivaban para ganarse la vida (1). 
La señal no descifrada de Argelia, su negativa a responder a Argelia tras el insulto que le propinó en la ONU, y su incansable mendicidad para reabrir la frontera acompañada de un meloso e hipócrita diálogo con su país vecino y hermano son la prueba de la impotencia y la hipocresía de la monarquía. Con un vecino tan sordo y ciego, es necesario hacer sonar la alarma para despertarlo de su letargo. Argelia ha enviado dos misiles « pacíficos » que perjudican a un país que se encuentra en estado de angustia, la ruptura de las relaciones diplomáticas y el fin del contrato del gasoducto que atraviesa el territorio marroquí.
¿Por qué Marruecos ha bajado de su pedestal ilusorio de la marcha « triunfal » de la ocupación del Sáhara Occidental a su encierro tras un muro de arena antes del descenso al infierno de la derrota? Simplemente ha olvidado la evolución y los cambios en el equilibrio de poder sobre el terreno y en la escena internacional. 
Pensó que había olvidado la reivindicación de un pueblo que no merece su dignidad como todos los pueblos. Se ha apoyado más en las bravatas de la comunicación y la desinformación para borrar la causa saharaui. Ha sobrevalorado la « amistad » de Occidente a su favor frente a una Argelia con sus peligrosas « conexiones » con países como Rusia, China y últimamente con Irán, según Yaïr Lapid, ministro israelí. 
Todo el mundo se ha dado cuenta de la ignominia del M6 al regatear la causa palestina por una firma ilusoria en un papel para que se reconozca su ocupación del Sahara Occidental. Esta traición no le hará ningún favor porque tantas firmas, en Berlín para compartir África, el reparto de Europa en la conferencia de Yalta, no resistieron a la historia que los enterró…
Se ha observado que todas sus mentiras y suposiciones tienen poco efecto en la escena internacional si se hace referencia a los llamamientos al diálogo de sus amigos del Golfo y de Francia. A través de estas preocupaciones, se puede adivinar que Argelia es una pieza grande para tragar. 
En la situación actual en la que la gran América firma el fracaso de todas las aventuras de Occidente, no es cuestión de ir a hundirse de nuevo en un país que tiene una vista de Europa desde su balcón mediterráneo y una autopista a través de los países africanos. Tanto más cuanto que Francia alimenta en secreto el deseo de que Argelia le ayude a salir del atolladero del Sahel. 
Me di cuenta de estas preocupaciones y de este deseo de no ofender a Argelia en las palabras de los periodistas franceses que enviaron a la escuela a un periodista marroquí que creía en el llamamiento al diálogo de su rey. Vi a los periodistas franceses mirar de reojo la ingenuidad y la subestimación del marroquí de la violencia de las relaciones de poder entre su país y Argelia.
Una palabra resume toda la aventura de Marruecos desde el principio, su impotencia política para imponer una relación colonial a los saharauis. No ha comprendido que todos los ejemplos de colonización hayan terminado con la salida del colonizador. A menos que masacre a todos los nativos en el silencio y la espesura de la época medieval, por desgracia, de la que los amerindios fueron víctimas. Este no será el destino de los saharauis ni de los palestinos. 
Es sorprendente observar los paralelismos entre la política de Marruecos y la de su nuevo amigo Israel. Ambos justifican su presencia en la tierra en nombre de una promesa divina o de la lealtad tribal, ambos construyen muros para defenderse del « terrorismo », ambos se sientan en el derecho internacional, ambos, etc.
A. A.
1- Es importante no confundir al pueblo marroquí y a la monarquía/Makhzen. No hay que hacer la misma estúpida acusación de la prensa majzen contra el pueblo argelino, que no se interesa por el Sáhara Occidental, a diferencia del pueblo marroquí, que está unido detrás de su rey. La defensa de los saharauis no necesita insultos y desprecios contra el pueblo marroquí. El derecho, el coraje de los saharauis con la ayuda y la solidaridad internacional son el mejor apoyo.

Be the first to comment on "Contribución – La lenta erosión de la arrogancia de la monarquía marroquí"

Leave a comment