Cómo Marruecos entrampó a Guinea-Bissau para que abra un consulado en El Aaiún (media guineano)

0

Apertura de un consulado en Laâyoune: cómo Marruecos entrampó a Guinea-Bissau.

e-Global, 9 de febrero de 2020

Guinea-Bissau se ve obligada a abrir un consulado en un territorio que no tiene residentes guineanos en Marruecos.

La ofensiva diplomática marroquí en la legitimación internacional de la presencia de Rabat en el territorio del Sáhara Occidental, cuyo derecho a la libre determinación es reivindicado por el Frente Polisario, ha dado sus frutos, entre ellos el de Guinea-Bissau.

Laâyoune es una ciudad importante en el Sáhara Occidental. Marruecos considera a esta antigua colonia española como su región sur. Una posición que no se beneficia de un consenso dentro de la comunidad internacional, dado que el Frente Polisario ha reclamado la independencia de este territorio desde 1973 e insiste en un referéndum para la autodeterminación de la población saharaui.

La nueva estrategia de Marruecos para legitimar su presencia en el Sáhara Occidental a nivel internacional implica la presión que ejerce, con cierto éxito, sobre ciertos países para abrir una representación diplomática en Laâyoune, que se convierte simbólicamente en una reafirmación del reconocimiento de la supuesta soberanía de Rabat en estos territorios disputados.

En 1976, el Frente Polisario proclamó el nacimiento de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que reclama la soberanía del Sáhara Occidental. Entre los primeros diez países en reconocer oficialmente la RASD en el momento de su creación, está precisamente Guinea-Bissau. Pero en 2010, Bissau dejó de reconocer a la RASD y defendió la soberanía marroquí sobre este territorio. Un cambio de posición que no fue gratuito y que abrió una agenda de negociaciones sobre las contrapartes de tal cambio diplomático en Bissau.

En julio de 2014, el presidente de la Asamblea Popular Nacional de Guinea (ANP), Cipriano Cassamá, escribió a su homólogo marroquí, Rachid Talbi Alami, para pedirle a la Cámara de Representantes una ayuda de 600 millones de francos CFA (aproximadamente 916,000 euros). Según las explicaciones dadas por Cassamá, esta suma se utilizaría para cubrir parte del presupuesto operativo de su institución, que asciende, según el presidente de la ANP, a 2.500 millones de francos CFA, o aproximadamente 3.186.793 euros.

Un año después, en mayo de 2015, el monarca marroquí Mohamed VI comenzó una visita oficial de tres días a Guinea-Bissau. Se instaló en el palacio presidencial donde se izaba la bandera marroquí. En su equipaje, Mohamed VI también transportó 12,000 toneladas de medicamentos como donación al país. Otra ayuda opaca, que sigue causando controversia en Guinea-Bissau, Mohamed VI decidió en 2018 ofrecer al país 90 vehículos todo terreno, para los diputados de la Asamblea Popular Nacional.

Guinea-Bissau ahora está obligada a reembolsar a Rabat, y por esta razón debe abrir un consulado en Laâyoune. Una ciudad que no tiene residentes en Guinea-Bissau, y que tampoco será un activo diplomático para Guinea-Bissau. Sin embargo, esta es otra victoria diplomática para Marruecos sobre el controvertido tema del Sáhara Occidental.

Fuente: e-Global.pt

Etiquetas: Marruecos, Guinea-Bissau, Unión Africana, Sáhara Occidental,

Leave A Reply

Your email address will not be published.