Las prospecciones de Repsol en Canarias según documentos confidenciales de la diplomacia marroquí

0

Embajada del Reino de Marruecos

Madrid

NOTA SOBRE LAS PROSPECCIONES DEL PETRÓLEO EN CANARIAS

El archivo de prospección de petróleo en las Islas Canarias, en espera desde 2001, año en que España había planeado comenzar la búsqueda de petróleo en las Islas Canarias y cuya autorización en Repsol no podía ver la luz del día, ya que el proyecto fue rechazado por la Corte Suprema por razones ambientales, resurgió con el nuevo gobierno del Partido Popular.

En efecto, desde enero de 2012, el Ministro de Industria, Energía y Turismo español, Sr. José Manuel Soria, ha reiterado sin cesary sin tregua, su aprobación para relanzar estas prospecciones, dada su importancia en la promoción de la economía de España, según él, especialmente en este momento de crisis económica que sacude al país.

Para Soria, los pozos de petróleo que Repsol podría perforar en las costas de Lanzarote y Fuerteventura cubrirán al menos el 10% del consumo de petróleo crudo de España, lo que, según él, reduciría la dependencia de España de la importación de este producto (casi 99%).

El empeño del Ministro de Industria español de llevar a cabo este proyecto se vio coronado por la adopción por el Consejo de Ministros, el 16 de marzo de 2012, del Real Decreto que autoriza a la empresa Repsol a iniciar la prospección de petróleo a 61 km de las costas de Lanzarote y Fuerteventura.

El Decreto define que esta nueva autorización se extenderá por un período de 6 años, la primera fase se dedicará a los estudios de naturaleza geoquímica, cuyo objetivo sería evaluar el potencial del fondo marino, seguido de otra fase de exámenes geológico y geofísico. Estas fases, a su vez, irían seguidas de una fase de prospección propiamente dicha, es decir, a partir del tercer año, cada prospección que Repsol desearía llevar a cabo y que requeriría una autorización, debería ir acompañada de estudios adicionales relacionados con el impacto ambiental de estas prospecciones en las islas, un plan de gestión ambiental, con medidas preventivas y correctivas, así como un plan de las contingencias ambientales.

La adopción de este nuevo Decreto, sin embargo, generó controversia en los círculos canarios, en particular los Cabildos de Fuerteventura y Lanzarote, que han demostrado reiteradamente su negativa a llevar a cabo esta actividad, creyendo que las disposiciones de este nuevo Decreto no respetan las Directivas 9011/92 sobre la evaluación del impacto de ciertos proyectos públicos y privados en el Medio Ambiente y 92/43 sobre la conservación de hábitats naturales y fauna y flora silvestres, establecidas en las normas de la Unión Europea sobre este tema.

Estas protestas no tuvieron efecto en la decisión de prospección ya que el Consejo de Ministros envió a Repsol, el 1 de abril de 2012, la autorización definitiva para comenzar sus actividades de exploración petrolera a 61 km de las costas de Lanzarote y Fuerteventura. 

Repsol está, a partir de esta fecha, comprometido a realizar estudios ambientales, antes de comenzar su investigación. Durante este proceso, cualquier organización, asociación o partido político podría presentar alegaciones que considere necesarias para detener estas operaciones. En este sentido, Repsol ha planeado aplicar los estándares medioambientales más estrictos.

A esta fase de revisión ambiental le seguirá una perforación de exploración en los nueve bloques previstos en el nuevo Real Decreto. Concretamente, se realizará una primera perforación para definir la estructura de la reserva. Esta operación duraría entre dos y tres meses. Esta fase es decisiva ya que determinará la presencia o ausencia de hidrocarburos, así como su rentabilidad, dependiendo de qué proyecto podría progresar o interrumpirse. La probabilidad de éxito se estima entre 10% y 25%.

Si esta investigación resulta positiva, un proceso que tomará 8 o 10 años (2022-2024), Repsol extraerá los primeros barriles de petróleo. La compañía estima que se podrían producir alrededor de 38 millones de barriles en aguas canarias, el equivalente a casi el 10% del consumo mundial actual de crudo en España.

Tal y como dije anteriormente, durante el período de estudios ambientales que Repsol debe hacer antes de comenzar sus investigaciones, cualquier institución o partido político que se oponga a ello puede inhibir o cancelar las prospecciones, y esto mediante el recurso a la Justicia. De hecho, la ley española establece, para este propósito, dos formas de proceder con esta apelación:

1- Oponerse al Real Decreto directamente ante la sala de litigios administrativos de la Corte Suprema, de conformidad con el artículo 25 de la Ley 29/1998, de 13 de julio, que regula la jurisdicción contencioso-administrativa, en el caso de un Acuerdo del Consejo de Ministros.

El plazo de tiempo para esta apelación es de 2 meses a partir de la fecha de publicación del Decreto en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

2- Oponerse al Real Decreto ante el Tribunal Constitucional. En este caso, la apelación se presenta dentro de los tres meses a partir de la fecha de publicación en el BOE.

Los argumentos que los solicitantes podrían presentar, entre otros, se estructurarían de la siguiente manera:

-Nulidad del Real Decreto refutado, en la medida en que revalida los permisos vencidos ya que los plazos máximos establecidos para llevar a cabo las actividades autorizadas, desde 2001, ya se han excedido. Para ello, dicho Decreto parece ignorar la Ley de Hidrocarburos y las normas relativas a la validez y vencimiento de los permisos de exploración.

– Nulidad del Real Decreto, ya que no es de carácter urgente o excepcional.

– Nulidad del Real Decreto en la medida en que trata cuestiones que no se han abordado mediante la negociación colectiva.

Con respecto a la negociación de estas exploraciones petroleras con Marruecos, España hasta ahora no ha expresado su intención de reabrir este asunto con nuestro país. Aunque a nivel del gobierno canario, se han hecho insinuaciones en esta dirección, en este caso por el Presidente del « Cabildo de Lanzarote », Sr. Pedro San Ginés, quien había afirmado, en enero de 2012, que si el el Estado español decide llevar a cabo estas prospecciones, sería necesario llegar a un acuerdo con Marruecos para que estas operaciones se lleven a cabo lejos de las costas de Lanzarote y Fuerteventura, el gobierno central estima que estas actividades no tienen nada que ver con Marruecos. El ministro de Industria, José Manuel Soria, ha declarado claramente, más de una vez, que España no puede darse el lujo de no autorizar estas prospecciones a 61 km de la costa canaria, en las que, además, es la misma roca madre donde Marruecos, al lado de su mediana marítima virtual, está autorizando exploraciones. Como resultado, y dado que España nunca ha reaccionado ni se ha opuesto a esta exploración, Marruecos debería, en su opinión, hacer lo mismo en el caso de que sea España quien realice estas prospecciones.

Las palabras de Soria están aún más respaldadas por la reciente declaración de la Vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, que corrobora la posición del gobierno central de no negociar esta cuestión con Marruecos ni prever el más mínimo consenso al respecto. Soraya Sáenz aclaró, a este respecto, que el Gobierno español « está haciendo uso de estas facultades y competencias » al aprobar estas autorizaciones.

Estos elementos remiten al tema de la delimitación de los espacios marítimos entre Marruecos y España, en la medida en que estas prospecciones se realizarán en aguas donde no exista una línea divisoria entre las zonas de explotación económica exclusiva, reconocidas oficialmente por cualquier país.

En estas condiciones, el escenario que se produjo en 2001, período en el que el gobierno marroquí protestó enérgicamente por la decisión del gobierno de José María Aznar de autorizar permisos 1 a 9 a Repsol para llevar a cabo la prospección de petróleo en un área que separa las islas Canarias orientales de las costas marroquíes a una distancia de 9.8 km de Fuerteventura y 19.6 km de Lanzarote, corre el riesgo de reproducirse. De hecho, la concesión de estos nuevos permisos supone, implícitamente, una delimitación unilateral por parte de España de su área marítima a lo largo de las costas canarias.

Sin embargo, la posición oficial marroquí es proceder a la delimitación de áreas marítimas con España, por consenso mutuo, y esto de acuerdo con el derecho internacional consuetudinario, que establece que la delimitación de la plataforma continental se lleva a cabo por acuerdo, para llegar a una solución justa. Si los Estados interesados ​​no llegan a un acuerdo definitivo, adoptarán disposiciones provisionales de carácter práctico, sin perjuicio de la delimitación final. Por lo tanto, procesalmente, el acuerdo de los dos países es esencial para delimitar, definitiva o provisionalmente, la plataforma continental.

Marruecos puede impugnar la adopción del nuevo Decreto, ya que infringe los derechos inherentes a la soberanía marroquí. De hecho, de acuerdo con el derecho internacional consuetudinario, Marruecos ejerce derechos soberanos sobre su plataforma continental, que se extiende mucho más allá de la línea media, como una extensión de su territorio bajo el mar, con fines de exploración y explotación de sus recursos naturales. Estos derechos son exclusivos, en el sentido de que si Marruecos no explora su plataforma continental o explota sus recursos naturales, nadie puede realizar tales actividades sin su consentimiento expreso.

El Acuerdo entre las partes es el primer y principal elemento de esta regla, que requiere una negociación de buena fe como un deber general de conducta. Esta tesis es la adoptada por Marruecos sobre este tema.

El segundo escenario sería, en este sentido, que las partes decidan negociar de buena fe. Esta obligación de negociar de buena fe impide que los Estados realicen ciertos actos que pueden obstaculizar el logro de un acuerdo de delimitación; actos relacionados tanto con la negociación como con el uso del área.

Tanto para España como para Marruecos, esta obligación está impuesta por un tratado, ya que el párrafo 3 de los artículos 74 y 83 de la Convención de 1982 establece que, siempre que no haya un acuerdo de delimitación, « los Estados interesados, en un espíritu de comprensión y cooperación, harán todo lo posible para llegar a acuerdos provisionales de carácter práctico y no harán, durante este período de transición, nada que pueda dificultar la conclusión de un acuerdo definitivo ».

De hecho, y por iniciativa de Marruecos, se creó un grupo de trabajo mixto en noviembre de 2002, para delimitar los espacios marítimos que separan las Islas Canarias de las costas marroquíes. El trabajo de este grupo no ha dado resultados ya que la parte española no ha dado hasta ahora ninguna respuesta a la propuesta marroquí de negociar zonas comunes de cooperación en las aguas en litigio. Además, y en caso de que este grupo se reactive, Marruecos reformularía la misma propuesta, como una solución temporal y no definitiva para la delimitación de las aguas territoriales de cada uno de los dos países.

Lejos de ser adoptado por Marruecos, que invariablemente aboga por la negociación bilateral, ni por España. Recordemos, en este mismo contexto, la declaración del representante del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de España, en 2001, en respuesta a una pregunta ante el Senado, sobre la conveniencia de presentar un recurso de arbitraje ante la ONU en relación con la delimitación de las aguas territoriales con Marruecos, afirmando que: « … el escenario no ha cambiado, desde un punto de vista político y legal. Por ello, el Gobierno no está considerando la posibilidad de someter la cuestión del arbitraje para la delimitación de las aguas territoriales ante las Naciones Unidas « .

El recurso al arbitraje en este asunto no podría conducir a ningún resultado concreto, en este caso para la parte española, ya que la regla para la delimitación de la zona económica exclusiva establecida en el artículo 74 del Convenio de 1982 y la regla gemela de la delimitación de la plataforma continental establecida en el artículo 83 de la Convención declara que la delimitación, entre Estados con costas adyacentes o enfrentadas, « (…) se efectuará por acuerdo entre ellos sobre la base del derecho internacional, al que se refiere el artículo 38 del Estatuto de la Corte Internacional de Justicia, para llegar a una solución equitativa ».

Fuente: Nota sobre las relaciones bilaterales entre el Rein de Marruecos y Canarias, abril de 2012

                                              – – – – – – – – – – – – – – – – – –  

Embajada del reino de Marruecos

Madrid

Madrid, 24 julio 2014

Al Ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Asunto: Prospección de petróleo en Canarias / primeros sondeos de Repsol

Ref: M / I. No. 1912 del 25 de junio de 2014

Como continuación de mi carta citada en referencia, tengo el honor de informarle que la compañía petrolera Repsol tiene la intención de comenzar su primera perforación de pozos de petróleo a 60 km al este de las Islas de Fuerteventura y Lanzarote, durante el primer trimestre del año en curso, a la espera de recibir la autorización definitiva del Ministerio de Industria para llevar a cabo estas prospecciones.

Se trata de llevar a cabo, en primer plano, operaciones en dos de los nueve bloques « Canarias 1 a 9 », ubicados en la roca madre del lado de su línea media equidistante de las costas de Tarfaya y Tan-Tan, y más precisamente en el sitio llamado « Sandía ».

De esta manera, y si estas prospecciones resultan positivas, Repsol pretende extraer entre 100.000 y 120.000 barriles de petróleo al día, en un período de 20 a 25 años. Sin embargo, estas especulaciones dependen de la calidad del petróleo descubierto. En efecto, según los estudios de esta compañía petrolera, existen, en la misma reserva rocosa donde España y Marruecos llevan a cabo en paralelo sus respectivos sondeos de pozos petroleros, cada una del lado de su línea mediana virtual, de las zonas « calientes » y « frías ».

En otras palabras, las zonas « calientes » son aquellas que contendrían cantidades significativas de petróleo apto para la comercialización, mientras que las zonas « frías » contendrían petróleo pesado e inutilizable. En este sentido, Repsol ha planeado llevar a cabo sus sondeos lejos de las áreas supuestamente « frías », y más precisamente a 20 km del área llamada Juby Maritime I, donde Marruecos tiene precisamente petróleo pesado e inutilizable durante los sondeos realizados en el 1er. trimestre de 2014, según la multinacional. En consecuencia, Repsol tiene la intención de reexaminar la zona en busca de los puntos donde se encuentran los pozos de petróleo comercializables y ha descartado llevar a cabo un tercer sondeo, en caso de resultados negativos para los dos primeros, en función de los resultados ya ha comenzado en aguas cercanas a la zona de exploración puesta en la mira por Repsol, y que representan, según esta última, las mismas características bióticas.

En caso de un resultado positivo, después de una nueva planificación del mapa geobiótico de las zonas de prospección mencionadas anteriormente, Repsol planea producir 5.000 barriles de petróleo por día, lo que, según su presidente Antonio Brufau, promovería la riqueza, independencia del mercado petrolero internacional, creación de empleo y promoción del turismo en la zona.

Embajador Mohamed-Fadel Ben Yaich

                                               – – – – – – – – – – – – – – –  — – – –

 Embajada del Reino de Marruecos

                     Madrid

Madrid, 18 de agosto de 2014

Asunto: Prospecciones de petróleo en las Islas Canarias / autorización definitiva a Repsol

Ref. : M / L Nº2456 del 24 de julio de 2014

Como seguimiento a mi carta citada en referencia, tengo el honor de informarle que el Ministerio de Industria y Energía español otorgó, el 11 de agosto, su autorización definitiva a la empresa Repsol para comenzar su prospección de petróleo – a priori dos encuestas y una excepcional en caso de dificultades durante las dos primeras, llamadas respectivamente « Sandía-1X », « Chirimoya-1X » y « Zanahoria-1 » – en sitios en alta mar ubicados a 60 km al este de Lanzarote y Fuerteventura.

En virtud de esta autorización, la compañía petrolera podrá realizar su primera perforación, entre octubre y noviembre del año en curso, a nivel de los nueve bloques « Canarias 1 a 9 », ubicados en la roca madre al lado de la línea media equidistante a las costas de Tarfaya y Tan Tan.

La Resolución que autoriza estas prospecciones, de las que se adjunta una copia, también informa que el programa de perforación que se seguirá será llevado a cabo por el prestigioso barco de perforación de petróleo « Rown Renaissance », una unidad de búsqueda de hidrocarburos de última generación.

Ante esta Resolución contraria a estas preocupaciones medioambientales y turísticas, el Gobierno canario anunció, una vez más, su intención de llevar un nuevo recurso ante la justicia y, si es necesario, someter esta disputa a los tribunales europeos e internacionales, para frenar la autorización del gobierno central otorgada a Repsol para comenzar definitivamente estas prospecciones.

El Embajador y P.O. El Ministro Plenipotenciario

Abdelaziz Baroudi

                                            – – – –  – – – –  – – – – – – – – – – – 

Reino de Marruecos

        Almería

Confidencial                                                                                       27 ago 2014

Tengo el honor de señalar a su atención que los criterios de evaluación de nuestro país en términos de delimitación del espacio marítimo nacional ubicado entre el Archipiélago de las Islas Canarias y las costas marroquíes en la costa atlántica, son diferentes de los defendidos por España. Mientras Marruecos promueve el principio de equidistancia, nuestro vecino español favorece la línea media.

Las tímidas iniciativas para conciliar estas dos tesis, que ocurrieron en particular durante los tumultuosos períodos que marcaron, en el pasado, las relaciones bilaterales hispano-marroquíes, no tuvieron éxito. El tema es muy complejo tanto legal como políticamente en la medida en que afecta la cuestión de la soberanía. El carácter archipelágico del estado español es atípico porque la península ibérica está lejos de las Islas Canarias y la plataforma continental y la exclusiva zona económica marítima de Marruecos se extendería a estas islas.

Un status quo tácito prevalece actualmente en esta zona extremadamente sensible debido a un conflicto artificial montado contra nuestra integridad territorial. Las relaciones hispano-marroquíes se ven bien, incluso excelentes, sin embargo, me temo que la disputa bilateral sobre este tema se recuperará tras la reciente autorización otorgada por el Gobierno español a la empresa REPSOL para llevar a cabo prospecciones petroleras en el perímetro archipelágico de Canarias.

España ha contado desde los albores de la década actual con los posibles recursos energéticos que contendría el subsuelo marítimo de esta zona. Además, Marruecos debe estar vigilante y atento ante el desarrollo de estas prospecciones y sus posibles repercusiones en los intereses del país.

Sellam Berrada, Cónsul General en Almería

Tags : España, Islas Canarias, mediana marítima, zona económica exclusiva, perforación, sondeo, prospección, pertóleo, Repsol, Marruecos,

Leave A Reply

Your email address will not be published.